El Borussia Mönchengladbach sigue luchando por una plaza de Champions mientras que el Unión Berlín mira con preocupación el descenso.

Yeray Sánchez

Mönchengladbach 4 – Unión Berlín 1

La liga alemana entra ya en sus últimos partidos, con casi todos los conjuntos luchando por conseguir sus objetivos.

En ésta ocasión, se enfrentaban dos equipos muy separados en la tabla clasificatoria; El Borussia Mönchengladbach, que se encuentra en plena lucha por un puesto en Europa la próxima temporada, y el Unión Berlín, que espera mantener la categoría al cierre de la actual campaña.

Ambos se enfrentaban en el Borussia Park, un estadio curioso debido a que las gradas del campo están repletas de fotos de los aficionados.

Fotos de los aficionados del Mönchengladbach en las gradas del Borussia Park (Movistar Liga de Campeones)

Comenzó el partido con un claro tanteo por parte de los dos conjuntos, ambos sin crear ocasiones de peligro en los primeros minutos.

A medida que el Mönchengladbach iba teniendo el control de la pelota, el Unión Berlín se acorazaba con entradas tácticas para impedir que los locales le metiesen ritmo al encuentro.

El primer susto para los visitantes llegó cuando Neuhaus probó fortuna desde el medio del campo buscando sorprender al arquero. A punto estuvo de conseguirlo, ya que Gikiewicz tuvo que volar para atajar el esférico.

Gikiewicz detiene el disparo de Neuhaus desde el medio del campo (Movistar Liga de Campeones).

El Mönchengladbach se hace con el tempo del partido

Tras poco más de un cuarto de hora de partido, llegaría el primero de los locales, en un error del Berlín al intentar sacar la pelota jugada. El gol fue de Neuhaus, con un disparo que pegó en el palo antes de entrar.

El Unión Berlín tenía problemas para aguantar la fuerza ofensiva del Gladbach, y de nada ayudaban los problemas para sacar el balón jugado desde atrás. Pese a todo, los visitantes todavía no habían perdido su ímpetu atacante.

Antes de irnos al descanso, el Mönchengladbach anotó su segundo gol. Un ataque por banda izquierda y un buen centro que Thuram remató sólo, libre de la marca de Subotic.

El encuentro se fue al entretiempo con un 2-0, con un Borussia queriendo amarrar una tripleta de puntos muy importante para su lucha particular, y con un Unión Berlin que no se le veía demasiada capacidad de reacción.

Indiscutiblemente, el jugador del primer tiempo fue Florian Neuhaus, que nos hizo recordar a un tal Xavi Hernández.

Segunda mitad

Comenzó dormido el conjunto de casa en la segunda mitad, con un Unión Berlín dispuesto a darle la vuelta al marcador. Tanto fue así, que a diez minutos de la hora de partido, Sebastian Andersson reducía diferencias en una jugada a balón parado mal defendida por el Gladbach.

Andersson peleando un balón momentos antes de su gol (Movistar Liga de Campeones)

Tras el gol, el Borussia despertó y comenzó a asediar el arco rival en busca del gol que cerrase la victoria.

La zaga del Union Berlin volvió a fallar en la acción del tercer gol del Gladbach, una vez más intentando sacar el balón jugado. El gol lo conseguía Thuram, su segundo tanto en el encuentro.

La mala noticia llegó en el 65 de juego, cuando Ryerson, el cual llevaba en el rectángulo de juego únicamente 5 minutos, tuvo que retirarse lesionado después de la entrada de Neuhaus.

Los cambios ofensivos de la escuadra visitante, hicieron que su zona defensiva se deshilachara todavía con más facilidad. Esos ajustes tácticos hicieron que en el minuto 80 el Borussia anotara el cuarto, cerrando así un partido en el que se notaban las diferencias técnicas entre uno y otro equipo, pero que los visitantes pelearon hasta el final.

El Mönchengladbach se sitúa tercero con ésta victoria, mientras que el Union Berlín, pese a no estar en puestos de descenso, comienza a mirar con suma preocupación hacia abajo.

Actuación arbitral

Frank Willenborg fue el encargado de dirigir el encuentro

Su actuación fue correcta y apenas tuvo trabajo una vez el Borussia empezó su goleada.

Hizo bien a dejar acabar la jugada del primer gol, ya que pudo haber pitado falta por agarrón, y posteriormente un penalti en el momento del disparo de Neuhaus.

Amonestó a los locales Hofmann, Lainer y Neuhaus, y a los visitantes Bülter y Friedrich. Todas ellas fueron claras tarjetas amarillas.