Light of my life narra la historia de un padre y su hija en un mundo posapocalíptico en el que una pandemia global ha diezmado a la población femenina. La película gira alrededor de la relación entre ambos, la cual gira alrededor del instinto protector del hombre hacia su hija, a la cual su género la convierte en un objetivo.

La película es un delicado y tierno estudio sobre las relaciones paternofiliales y aquello que estamos dispuestos a hacer por las personas a las que queremos.

A pesar de que la premisa de la película nos puede sonar a algo que ya hemos visto, el buen trabajo de dirección y las excelentes actuaciones de Casey Affleck y la jovencísima Anna Pniowsky hacen que no podamos despegar los ojos de la pantalla en ningún momento.

Light of my life es intensa, honesta y sincera, una película sin adornos ni extravagancias.

Nos recuerda (en el buen sentido de la palabra) a películas como The Road, Children of men o Leave no trace, pero su virtud reside en sorprendernos a pesar de las similitudes con sus predecesoras.