Alba Blanco

Cerca de la próxima gala de los Premios Óscar, el cine nunca dejará de sorprendernos. Entre las grandes apuestas, destaca la película Call me by your name, una historia pausada y emocionante sobre la juventud, el amor, el miedo y la nostalgia.

Inspirada en la novela homónima de André Ciman, dirigida por Luca Guadagnino y escrita por James Ivory, Call me by your name se presentó al mundo el 22 de enero de 2017 para recordarnos lo bonito que son las historias de amores imposibles. Esas que tanto nos hacen llorar, pero aquellas que siempre perduran en nuestras memorias. Aquellas que solo el cine es capaz de hacer eternas en la mente de los espectadores. Aquellas que nos hacen vibrar.

Gran parte de la fotografía de la película se realizó en un pueblo italiano llamado Crema. Sus parajes y tintes soleados dan un color al verano más dorado de lo habitual. Un ambiente idílico, amable y divertido se abre pie entre un drama romántico protagonizado por Elio y Oliver.

Elio, que vive con su familia en una casa de campo, recibe la inesperada visita de un colega arqueólogo de su padre, Oliver. Durante la estancia del invitado allí, Elio empieza a experimentar dudas y sensaciones referidas a su sexualidad y a sus sentimientos que nunca antes había experimentado.

Ambientada en un plácido verano de 1983, la preciosa banda sonora de Call me by your name hace que nos transportemos por esa Italia veraniega y agradable de los 80 en la que los veranos se basaban en baños, paseos en bici, noches en las verbenas y la lectura de un buen libro bajo el sol.

La música del film fue compuesta por Sufjan Stevens y aparecen algunos temas conocidos como la canción de Lady Lady Lady de Giorgio Moroder y Joe Esposito.

El film cuenta con un reparto maravilloso. Elio, el protagonista, es interpretado por Timothée Chalamet, un actor francés-estadounidense que ya se ha dejado ver en películas como Interstellar, Lady Bird o en series como Homeland. No obstante, ningún papel como el que hace, sin duda, en Call me by your name.

El actor consigue que el espectador se quede impregnado desde el minuto uno con el personaje de Elio. Un joven de 17 años, rodeado de una familia muy culta, que escribe música, toca el piano, tiene una gran cultura artística y que sabe prácticamente de todo. Durante la película se puede escuchar a los personajes hablando en diferentes idiomas: inglés, francés, italiano e incluso, alemán.

Nominado al Globo de Oro a Mejor Actor Dramático, también tiene una nominación para los Oscar, la de Mejor Actor. Sin duda, dada la calidad del trabajo, no sería nada raro ver a Timothée Chalamet recogiendo la estatuilla el próximo 4 de marzo.

Otro personaje importante es, sin duda, el personaje de Oliver, interpretado por Armie Hammer. A pesar de haber trabajado en películas como J.Edgar o The social network, el actor de 31 años, nunca ha recibido ningún premio. Eso sí, enumera en su carrera diversas nominaciones y también fue nominado a los Globos de oro como Mejor Actor de reparto por Call me by your name.

La singular pareja que conforman Elio y Oliver, la poesía que desprende cada fotograma, la musicalidad de sus planos, el entorno creativo y reposado de la Italia de los 80, y la preciosa historia de amor LGTB, hacen de Call me by your name una de esas películas de cine independiente que nos conmueven, nos retuercen y nos llegan profundamente.