Alba Blanco

Querido diario… He visto una película que me ha maravillado…

Maravilla a todo aquel o aquella que la vea. Su nombre no queda mucho más lejos de esto: `La casa de la esperanza’.

Este film, dirigido por Niki Caro, empapado por la música de Harry Gregson – Williams y con un reparto en el que destacan nombres como Jessica Chastain, Daniel Bruhl o Michael McElhatton, nos cuenta una historia de lucha y resistencia silenciosa durante la ocupación nazi.

La película se desarrolla en tres etapas, una, antes de la Segunda Guerra Mundial, y otra, durante el conflicto bélico, y la tercera después de que este finalice. Este contexto histórico, nada fácil para toda persona que viviera en Polonia (como es el caso de los protagonistas), hace que la película muestre su mensaje en un conflicto bélico, social y moral bastante enrevesado.

Prácticamente, toda la historia se desarrolla alrededor de un zoológico. Sus protagonistas aman a los animales por encima de todo. Les cuidan, les alimentan, les respetan, forman parte de sus vidas, y les acogen como si de una parte de su familia se tratarán. No obstante, con la llegada de la guerra, estos se ven obligados a “adaptarse” a una nueva vida.

Muchos de sus animales mueren, otros son llevados a otros lugares, el zoológico queda prácticamente destrozado y en ruinas. Sin embargo, la casa en la que viven los protagonistas, así como las ruinas del zoo, pasan a dar albergue a un montón de judíos que, debido a las medidas nazis, se ven expuestos a graves peligros, como la muerte.

Es en esta trama, en la que la película deja ver todo el carácter social y tierno de su historia. En primer lugar, el trato hacia los animales por parte de los protagonistas, el cariño y cuidados que muestran hacia ellos…

En segundo lugar, la gran labor humanitaria que hacen, a pesar de estar poniendo en riesgo sus propias vidas.

Y en tercer y último lugar, el constante bloqueo ético – moral que sufre, especialmente, su protagonista femenina, interpretada por una maravillosa Jessica Chastain, que encuentra grandes muros a la hora de decidir de qué modo actuar. Creo que la cita de “El fin justifica los medios” sería toda una reflexión a tener en cuenta en cuanto al conflicto que sufre este personaje se refiere.

No obstante, esta película podría tener un doble trasfondo, más allá del claramente reflejado, y es que, los judíos que son ayudados por estos personajes, viven escondidos y encarcelados todo el día hasta la llegada de la noche, de tal modo que llega un momento en el que no sabes si están cuidando a personas o a animales cautivos. Por supuesto, con esta nota no quiero no quiero decir que el trabajo que hicieron estas personas, cuya historia está basada en hechos reales, no fuera heroica y admirable, pero sin duda creo que es interesante como se acaban entremezclando estas dos ideas, que son fruto, sin duda, de la terrible represión que se llevó a cabo por los nazis.

Finalmente, y creo que es una de las principales ideas de la película, remarcaría, al igual que hace su título, la palabra esperanza, y es que, efectivamente, si de algo habla esta película es de como a pesar de lo complicadas que puedan resultar ciertas situaciones, siempre que haya personas que estén dispuestas a luchar por una causa justa, en este caso, no solo salvar a personas, sino también a su zoológico, todo lo imposible se convierte en posible.