Alfonso de la Rocha

Estamos con Miki Ramírez, artista, cantautor, y todo un apasionado de la música. Con su guitarra y su buen rollo, el más conocido como  Mr Kilombo, se encuentra de gira, por segundo año consecutivo, con su tercer disco “Invencibles”.

Te encuentras recién llegado, como quien dice de tu parte de la gira en  Latinoamérica, has estado en  México, con  cuatro fechas, en Colombia, con  dos fechas, y en Argentina (Buenos Aires),  con una fecha, ¿Cómo ha ido la cosa por allí?

La verdad es que muy bien, es algo que no te esperas. Podía tener algún indicio, ya sea por Internet o por YouTube, sabía que había alguien esperándome,  pero no esperaba algo tan grande. Bogotá fue tremendo, por ejemplo.

¿Mucha gente esperándote?

No fue tanto la cantidad, lo que me sorprendió, sino la implicación de la gente: conocían mucha parte del repertorio, fue de estas veces que el público te lo pone fácil, estaban con unas ganas tremendas…  Recibí mucho calor por parte de Latinoamérica y eso es algo que se agradece.

Tu primer concierto fue el 23 de Febrero, el ultimo fue el 16 de Marzo, ¿Algo que destaques en cuanto a tu estancia?

Si bueno, no era mi primera vez por Latinoamérica, ya me lo conocía un poco. Destacaría muchas cosas, pienso que siempre está bien hacerse una ruta gastronómica. Me llamó mucho la atención, también, ciertas diferencia culturales, aprender cosas nuevas, en general, tomar un poco de aire fresco, para poder ver el mundo con desde otras perspectivas y abrir tu mente.

¿Cómo era tu día a día? ¿Has podido hacer turismo? 

Turismo, como tal, no hice, lo que sí que he podido hacer es ver a mucha gente que quería visitar, para hablar con ellos o incluso colaborar, como son los casos de sí que he visitado gente que quería visitar, colaborar, Medellín, folclore, Alejo García, Andrés Correa, en Medellín, que están en medio de un movimiento bastante potente. En  México DF tuve la oportunidad de estar con David Aguilar, compartiendo mucha música. Fue, sin duda, un periodo de aprendizaje.

Llevas un par de semanas, de no parar, con tu gira en España, ahora estás en Madrid, pasado mañana en Santiago, después en Benicarló, ¿Cómo se vive?

A nosotros es lo que nos gusta, a ratos es cierto que se hace duro, pero un rato de escenario lo cura todo. Es como una catarsis, que te abre en canal y te hace recibir la energía del público. A veces viene bien desconectar, es como tener unas vacaciones de tu propia vida, sabes que está ahí tu casa esperándote, para continuar trabajando a la vuelta.

He rescatado palabras que dijiste el año pasado, antes de tu concierto de Joy en 2017, donde decías que era el concierto más importante de tu vida. Vuelves el  5 de Mayo a la misma sala, ¿Cuáles son tus sensaciones? ¿Qué ha cambiado?  

Es verdad que es el segundo y que ya no tiene ese punto afectivo. El primero fue muy muy emocionante, casi ni pude cantar. Había tanta gente cantando, entregándose que me emocioné y casi no pude cantar, fue muy bonito, pero técnicamente fue un desastre, lo máximo que puedo hacer, y en lo que si hemos cambiado, es en este aspecto, mejorar técnicamente, hacerlo más dinámico, incluir más matices, y venimos preparados para ello.

He visto alguna canción de este disco, en la que tienes alguna colaboración, como “Sinmigo” con Rozalen ¿Nos esperan cosas nuevas próximamente?

Antes de nada, quiero explicar un poco esto de las colaboraciones, porque es algo que he hecho a conciencia. Personalmente, yo pienso que los discos son un universo del artista, me parece tan difícil meterse en una película de un artista ha creado, que el hecho de que salga otra voz en ella me resulta muy complicado. Hace tiempo que quería colaborar con amigos, con otros artistas, y yo encontré mi fórmula en YouTube,  una plataforma donde cantar e invitar a mis amigos. Me gusta hacer versiones acústicas, casuales, como ocurre en el día a día.  En cuanto a nuevas sorpresas, es un poco pronto para hablar, ya iremos viendo.

Hablando de cosas nuevas, ¿Hay algún disco nuevo, o algún proyecto en el horizonte?

Mi funcionamiento, en cuanto a nuevos temas o discos, consiste en probar, ensayo error, tenemos pensado sacar un nuevo disco a finales del 2018, o a principios del  2019. Estamos probado cosas nuevas, distintos registros…  y todavía no lo sé. Por el momento hay muchas ideas, pero no se por donde acabará yendo, este disco, “Invencibles”,  estaba listo en junio y cuando lo sacamos, en septiembre, no tenía nada que ver.

Hemos visto también has hecho algunas canciones personalizadas, es decir, por encargo.  ¿Qué opinas sobre esta parte de tu profesión? ¿Te gustaba hacerlo? ¿Volverás a retomarlo?

Bueno, este tipo de canciones forma parte de la historia, si que he hecho alguna por encargo, lo considero un ejercicio interesante, incluso hacíamos, con otros artistas, algunos grupos de creatividad, lo que tiene algo que ver con esto.

Esto me ayudó en épocas que no me daba para vivir…  Lo que me ha pasado, es que me ha gustado alguna canción que he hecho por encargo, como al norte, que después de darla contacté con ellos para traerla de vuelta, por eso hicimos el vídeo. Próximamente no creo que retome este tipo de canciones, por el momento.

Vemos que otros cantautores como el Kanka ya van a programas como “Operación Triunfo”, “Fama”, a las diferentes  radios y parece que el camino está abierto, ¿te gustaría tener este recorrido por televisión…  aunque sea más a largo plazo?

No lo sé, de momento estoy tocando en salas de 100-150, y no me interesa el largo plazo, llevo mucho tiempo en esto y voy día a día. Ahora estoy viviendo un momento muy dulce, pero si la vida me pone algo delante, lo aprovecharé.

Antes has mencionado los encierros creativos, nosotros, los que os escuchamos, no sabemos cuál es la importancia real de los bloqueos creativos para los artistas, aunque supongo que será un gran problema.

Claro, es súper real, es el gran fantasma de los artistas. Un fontanero, por ejemplo, sabe cuál es su trabajo y cómo hacerlo, nosotros el noventa por ciento de los días no sabemos hacer nuestro trabajo como compositores. De repente, un día, ya sea porque estamos relajados o más lúcidos si sabemos, y hay que aprovecharlo.  Es un problema que, en parte, genera gran angustia, pero tiene esa parte de satisfacción cuando algo sale bien, que merece la pena y es muy bonito.

¿Cómo son de útiles estos encierros negativos a la hora de crear?

Depende, ha habido  temporadas donde he querido estar muy sólo, necesitaba esa no-distracción. Últimamente me pide mucho juntarme con gente, también para que uno le enseñe al otro como se deshace de esos miedos, de esos fantasmas, a veces no sirve solo para crear temas, o canciones, sino que te ayuda a quitarte los hierros, la presión y estar más a gusto. Incluso nos mandamos deberes entre nosotros para ayudarnos mutuamente y valorarnos unos a otros.

¿Cómo es eso de los deberes?

Pues, por ejemplo, si alguien está muy acostumbrado a hacer canciones tristes, le decimos que componga algo más alegre; si uno está muy acostumbrado a hacer temas desde la posición de víctima, mandarle por otro camino… Al fin y al cabo consiste en sacar al artista un poco de esa zona de confort, para explorar la creatividad, descubrir otros lugares…  El resultado luego lo exponemos, tenemos mucha confianza, tenemos esa capacidad de decir lo que pensábamos sin estar juzgados, evitando esas luchas de ego, etc.

Luego, ¿Os exponéis entre vosotros los resultados?

Claro, tenemos micha confianza entre nosotros, y esa capacidad de expresar lo que hacemos, sin presionados o jugados por los demás. Tratamos de llevarnos bien entre todos, evitando esas luchas de egos o de excesiva competición que tanto daño pueden hacer, y hasta ahora es algo que estamos consiguiendo.