El pasado martes 11 de junio se emitió en directo desde la Royal Opera House de Londres la obra  de “Romeo y Julieta”, como parte de la iniciativa global de emisiones en directo de varias producciones en Covent Garden.

La magnífica coreografía de Kenneth McMillan demuestra el talento del cuerpo de ballet para el gran drama que es Romeo y Julieta. Sergei Prokofiev, compositor ruso de la era soviética, nos proporciona con esta obra maestra musical, el romántico “pas de deux” y las escenas grupales vibrantes. La orquesta fue dirigida por Pavel Sorokin, mientras que Nicholas Georgiadi recrea con sus decorados la Verona del siglo XVI. Gracias al juego de cámaras se pudo apreciar en primer plano la emotividad de los bailarines y la intensidad de esta gran historia de amor.

Fue en 1965 cuando se estreno por primera vez en Covent Garden el ballet Romeo y Julieta de Kenneth McMillan, y fue un éxito: la primera noche acabó con aplausos que duraron 40 min y 43 llamadas a escena. Entonces los papeles titulares fueron protagonizados por la gran pareja del siglo XX, Rudolf Nureyev y Margot Fonteyn. Desde entonces ha sido interpretada por el Royal Ballet más de 400 veces, además de las giras mundiales, y se ha convertido en un verdadero clásico del repertorio del siglo XX.

Protagonizado por Mathew Ball y Yasmine Naghdi, el increíble reparto rindió homenaje a la trágica y atemporal historia de amor entre dos jóvenes de casas rivales en Verona. Técnicamente brillante, destacó la emoción a flor de piel que irradiaban los bailarines, así como la diversión de las escenas grupales y las escenas de pelea, las espadas chocando al son de la música.

Mathew Ball le da vida al impulsivo Romeo, que prefiere pasar tiempo con sus amigos y meterse en querellas con los Capuleto. Julieta es interpretada por la grácil Yasmine Naghdi: una niña obediente, que accede a casarse con Paris, el prometido elegido por sus padres. Se lanza en jetés, con la inconsciencia de una niña que aún no ha aprendido a ser recatada.  Al conocerse, vemos sus reacciones espontáneas. Ambos son jóvenes atrapados en circunstancias extraordinarias. En una escena vemos a Romeo intentar darle a Julieta un beso en el cuello un poco descarado y esta se ríe, sorprendida. Él la levanta por encima de su cabeza, y ella le mira, maravillada por las alturas de las que no ha gozado antes. Y el primer beso…

Se enamoran y deciden casarse con él en secreto; cuando el cruel destino los separa lleva a cabo un desesperado plan, su valentía nos silencia cuando acaban con su vida de manera tan violenta al ver respectivamente el amor de su vida inmóvil y gélido a su lado.

En el papel del intrépido y leal Mercutio está Valentino Zuchetti, y en el papel de Teobaldo, el primo violento e imperioso, el bailarín experimentado Gary Avis.

Antes de comenzar el primer acto de ballet durante la emisión en directo, la presentadora y ex “prima ballerina” Darcey Bussell nos llevo detrás del telón para introducir el ballet y reproducir una entrevista con la maestra repetidora ensayando con Yasmine Naghdi y Mathew Ball, ofreciendo sus observaciones sobre el ballet y las interpretaciones de los bailarines. Durante el primer y segundo interludio entrevistó al jefe de vestuario sobre las espadas usadas durante las emocionantes escenas de peleas y a Alessandra Ferri, una ex bailarina que también interpretó a Julieta.

La temporada de 2019/2020 traerá otros grandes ballets a la pantalla siguiendo la misma iniciativa de Covent Garden de transmisión en directo de un repertorio selecto de ópera y ballet.

Laura Hijano