Amalia Pont

El pasado 5 de octubre la obra “Girl With Balloon” de Banksy fue subastada por el precio de 1,2 millones en la galería de Sothebys en Londres. Sin embargo el precio no es la parte llamativa de esta noticia, lo llamativo fue lo que ocurrió después.

Una vez sonó el martillo adjudicando la obra al comprador una alarma sonó dentro del marco donde se encontraba la obra y esta comenzó a deslizarse pasando por una trituradora que se encontraba en el interior del marco, dejando la lámina destruida.

La obra, que fue vista por primera vez en 2006 grafiteada en las calles de Londres  acaba de ser revalorizada tras su destrucción en la galería. Sin embargo lo que todo el mundo se está preguntando en estos momentos es ¿Por qué? ¿Por qué querría Banksy destruir su propia obra segundos después de haberla vendido por 1, 2 millones de dólares? ¿es acaso una estrategia para conseguir más dinero?

Banksy destruye su obra

Y para poder contestar a estas preguntas yo creo que tendríamos que mirar a su trayectoria artística, sus ideales y su forma de hacer conocer su obra.

Banksy comenzó como grafitero en Bristol durante los años 80 y hasta ahí es lo que conocemos de él como persona. Durante el tiempo que ha estado firmando sus obras como Banksy se han asignado muchísimos nombres a la identidad del grafitero y se ha llegado incluso a pensar que Banksy eran más de una persona.

Los grafitis de Banksy comenzaron a llamar la atención por su índole provocativa, y pronto empezaron a ser copiados y puestos en camisetas, mochilas, chapas, etc. Sin embargo la finalidad inicial de las obras de Banksy era no solo provocar si no ser efímeras, al igual que el resto de grafitis.

Y es así como llegamos a la actualidad, en la que vemos como una de las obras más repetidas y conocidas de Banksy es destruida y vuelve a su naturaleza efímera.

El mismo Banksy ha subido un vídeo a su Instagram en el que se le ve construyendo la trituradora en el interior del cuadro para que si en un futuro se subastara pudiera ser destruida en el momento.

En mi opinión creo que el mundo del arte y, sobre todo, el mercado del arte ha llegado a un punto en el que da igual lo que compres mientras tenga un buen nombre detrás o una galería importante alabándolo, y creo que Banksy lo único que quería era que su obra volviera al estado natural. A ser algo efímero en las calles que puede ser pintado por encima en cualquier momento.

Pero a pesar de lo que el artista quiera el arte se ha convertido en un mercado muy satisfactorio y en el que cualquier ricachón puede desgravarse comprando un par de obras que no tiene ningún valor artístico pero si un nombre importante detrás. Igual lo único que quería Banksy era evitar que una de sus obras acabara así, o simplemente quería llamar la atención y ganar más dinero.