Cuando decides pasear por el barrio madrileño de Malasaña, sabes cuando entras pero no cuando sales. Si te alejas de las dos calles principales y de la plaza Dos de Mayo, es muy probable que acabes perdido, pero, desde mi punto de vista, eso no tiene por qué ser necesariamente malo. El otro día, quedé para cenar por el barrio con unas amigas y en una de estas incursiones por las laberínticas calles de las que hablo, de repente, aparecimos en un lugar totalmente nuevo y desconocido para nosotras: la calle Loreto y Chicote, la desconocida paralela a la Gran Vía.

Haciendo honor a estos dos actores, que formaron una famosa compañía teatral llamada Compañía de Zarzuela y Verso de Loreto Prado y Enrique Chicote, esta pequeña calle es un oasis donde se reúnen numerosos locales en los que se pueden disfrutar de todo tipo de microteatros, monólogos, coloquios o exposiciones.

En cuanto vimos el ambiente que había en la calle y las terrazas abarrotadas de personas riendo y charlando, nos picó la curiosidad y no pudimos resistirnos a entrar en un bar llamado Microteatro por Dinero, y disfrutar de una alocada comedia en el que la protagonista atropellaba a su ídolo, la cantante Madonna.

Esa noche salimos con ganas de más pero tuvimos que salir corriendo para coger el último metro de vuelta a casa. Esa noche también, descubrimos una nueva pero muy divertida forma de ocio que puede que no demasiadas personas conozcan. Lo que está claro es que volveremos a esa calle a ver las diferentes obras y a disfrutar de los otros locales que no nos dio tiempo a pisar. Si tenéis curiosidad y os gustan este tipo de planes, recomiendo la calle Loreto y Chicote, ¡No os decepcionará!