Amalia Pont

Esta nueva modalidad de arte nace ha principios de los años 60 en estados unidos y gran parte de Europa. Hay quienes atribuyen la creación de esta modalidad a Salvador Dalí, otros a Nam June Paik, pero antes de discutir por quien hizo que primero creo que deberíamos explicar con detalle que es exactamente el vídeo arte y de donde sale.

Como hemos dicho nace en los años 60 en distintos lugares del mundo, y esto no es ninguna coincidencia. Los artistas emergentes estaban empezando a cansarse de la “manera correcta” de hacer arte. Las formas y los formatos se les quedaban pequeñas, y esto coincide con la salida al publico de nuevas tecnologías,  entre ellas nuevas cámaras mas baratas y accesibles.

Cuando salen estas nuevas tecnologías los artistas empiezan a aprovecharse de ellas y experimentar todo lo posible. Los lienzos y el mármol se les quedaban pequeños y necesitaban explorar nuevos campos y formatos, el vídeo les daba toda la libertad que necesitaban.

Empiezan a aparecer obras de vídeo arte en las galerías, en 1963 Nam June Paik expone por primera vez sus obras, todas de vídeo arte, y ese mismo año expone la primera obra que incluye una televisión. A partir de ahí esta nueva modalidad comienza a ganar popularidad y empiezan a conocerse nombres como el de Bill Viola, Pipilotti Rist, etc.

Pero, ¿Qué diferencia hay entre vídeo arte y una película o un vídeo normal? Pues bien, el vídeo arte, inicialmente, se diferenciaba mucho del vídeo o las películas. No es necesario ningún actor en el vídeo arte, ni tan siquiera un argumento, no sigue las normas argumentales que debe seguir una película, y una de las partes mas importantes del vídeo arte que normalmente el cine no tiene es la experimentación.

Los artistas de vídeo arte llegaron al vídeo buscando un nuevo soporte para su arte, los lienzos se les quedaban pequeños y necesitaban algo nuevo. Gracias al vídeo arte son capaces de “pintar” a gran escala y modificarlo tanto como quieran. Son capaces de jugar no solo con  el sentido visual del espectador,  sino con el auditivo. Esto lleva a los artistas a plantearse no solo su obra como algo individual sino como algo que funcione como instalación, algo que envuelva al espectador.

Actualmente el mundo del vídeo arte ha cambiado muchísimo y va a seguir cambiando según cambien las tecnologías. Es una modalidad que renace con cada avance y que cada vez mas artistas incorporan a sus propias esculturas e instalaciones. Es una epidemia, pero de las buenas.