Alfonso de la Rocha

La competencia del mundo del freestyle, por antonomasia, ya empieza a coger forma. Durante años la Red Bull ha sido la competición más grande en el mundo de las batallas, suponía el sueño de cualquier MC, y llegar a ganar alguna competición era tocar el cielo. Hoy en día, con el auge que este entorno está experimentando, y su consecuente profesionalización, a la red Bull le ha salido competencia: ya hablamos de FMS, BDM, Gold Batlle etc. Aunque estaríamos mintiendo si decimos que el espíritu de la Red Bull se está perdiendo.

A pesar de todos estos factores que hemos comentado, la Red Bull continua siendo la competición mas vista, la que más personas de todo el mundo mueve, y la más esperada por el espectador. Su formato duro y directo, la sensación de saber que cada batalla es fundamental, efímera y tremendamente espontanea, crea en el competidor una energía y una presión que le hacen querer sacar lo mejor de ellos mismos, sensación que se trasmite al público.

La Internacional, a la vuelta de la esquina

La final internacional, que este año se disputará en Argentina, ya va cogiendo color. Con la pasada victoria de Jaze, en la nacional de Perú (con excelentes actuaciones, derrotando a Nekroos, Choque, Ghost y Strike), a quien se suman:  los otros campeones nacionales, Dozer (Argentina), Pepe Grillo (Chile), Valles-T (Colombia), Rapder (México), Letra (Venezuela), KDT (Republica Dominicana), Yeriko (Cuba), Indico (Panamá) y RVS (Costa Rica); los tres que consiguieron entrar en el pódium el año pasado (Azcino, Wos y Arkano); y Switch, que se encontrará en la competición debido a que el pasado año no pudo asistir por motivos de visado.

Con esto, además de alguna incorporación extra, que se suele hacer en el último momento, únicamente faltarían, el vencedor de la Final Nacional de Bolivia (que se encontrará entre: Redención, R-mental, Shadow, JRG, Efra, Donckan, Neón, Chapaco, Ray Haydell, Burgos, Kike, Sasquathc y Barrio MC) y el clasificado de la Final Nacional española (de la que hablaremos con más detenimiento la semana que viene, y en la cual, muy probablemente, el ganador tenga grandes oportunidades de llegar lejos en la competición.