Alba Blanco | Foto de portada: Geety Images

Con motivo de la próxima gala de los Premios Oscar, que tendrá el lugar el 4 de febrero, os dejo aquí una pequeña lista de algunas de mis películas favoritas de la pasada edición. Algunas como “La La Land” son muy conocidas y fueron muy premiadas, otras como “Lion” no se llevaron ninguno, pero, sin embargo, nos dieron mucho. El próximo domingo 4 retransmitiremos los Oscar en directo.

La La Land

Fue, sin duda, el musical por excelencia del pasado año. El conocido director, Damien Chazelle, reconocido por otras películas como Whiplash; nos deleitó con esta película que habla de los sueños y el amor.  Sobre todo, de los sueños.

Sus protagonistas, Ryan Gosling y Emma Stone, hacen un dúo más que dinámico y brillante. En esta historia inspirada en el momento actual en Los Ángeles (California); dos jóvenes, Mia (Emma Stone) y Sebastian (Ryan Gosling) luchan por tener su sitio en un mundo de artistas lleno de éxito, dinero y mucha (muchísima) competencia.

Ella, sueña con ser actriz pero se encuentra con muchas piedras por el camino; él  sueña con ser un gran músico de jazz y que en ese momento se conforma con formar parte de una pequeña banda y tocar en algún que otro bar.

 De la manera más inesperada del mundo, se encuentran. En ese famoso “Another day of sun” que todos recordaremos. Esa primera canción que nos atrapó a todos al empezar la película…

La La Land tuvo el éxito esperado. Y es que, al igual que sucedió con musicales de la talla de Cantando bajo la lluvia, El mago de Oz o Sonrisas y lágrimas, ¿Qué musical no se lleva el aplauso y el cariño del público en Hollywood?

Adorada por muchos como una gran oda al cine y a esforzarse por cumplir lo que verdaderamente importa: los sueños.

Hateada por otros definiéndola como una película que habla de que solo logrando el éxito conseguiremos ser felices (filosofía que compartieron en su momento los Javis, creadores de La Llamada, a cerca del film.

Sea como sea, lo que sí que está claro es que La La Land es una historia que no termina como habitualmente solemos ver en el escenario musical americano. En este caso, la frase típica de “y el amor triunfó” deja paso a otra casi aún más maravillosa, “y los sueños triunfaron”.

No obstante, si algo triunfó con creces fue la taquilla. Con un presupuesto inicial de 30 millones de dólares, La La Land consiguió recaudar un total de 443 millones de dólares. Sin duda, todo un record para Universal Pictures.

Y por supuesto, si hubo un gran triunfador en este film ese fue Justin Hurwitz, que también trabajó en la música de Whiplash con el director D. Chazielle. Entre los innumerables premios que se llevó destacan algunos como los Choice Movie Award, los premios Grammy, los Globos de Oro, los BAFTA, y los Premios Oscar.

Y no es para nada. La banda sonora de La La Land es sencillamente maravillosa. Agradable, rítmica, melancólica a ratos, animada a otros ratos largos, sensacional, fabulosa y muy (muy) holllywodiense.

Entre los innumerables premios que se llevó este film, en la pasada gala de los Oscar, La La Land recibió los siguientes:

  • Mejor director: Damien Chazielle.
  • Mejor actriz: Emma Stone.
  • Mejor canción original: “City of Stars”.
  • Mejor banda sonora: Justin Hurwitz.
  • Mejor fotografía: Linus Sandgren.
  • Mejor diseño de producción: Sandy Reynolds – Wasco y David Wasco.

Cine, música, sueños, y Hollywood como decorado de fondo. ¡Ah sí! Y una bonita historia de amor. Esos son los ingredientes mágicos de La La Land. Muchos lo consideran como el musical de todos los tiempos. Otros como un musical más hecho por la pomposa y dulzona industria del cine americano.

Sean del grupo que sean, todos llegarán a un mismo punto de acuerdo: La La Land te hace vibrar.

Moonlight

La infancia de Barry Jenkins fue, ya de por sí, bastante compleja. Vivió durante largas temporadas en diferentes hogares de acogida al sufrir la pérdida de su padre con tan solo 12 años de edad.

Este hecho real podría explicar bastantes cosas del guion que escribiría posteriormente y que se convertiría en una película que hablaría de un amor homosexual entre dos personas de color negro. ¡Ah sí! Y que, entre otros premios, se llevaría el premio a Mejor Película en la edición de los Óscar del año 2017.

No obstante, a pesar de los razonables parecidos, la historia no era exactamente invención propia de Jenkins sino una historia inspirada en la obra teatral de Tarell Alvin McCraney, In Moonlight Black Boys Look Blue.

A pesar de que el film tiene un protagonista oficial, Chiron, son muchos los personajes que aparecen a lo largo de toda la trama y que son esenciales para el flujo de los acontecimientos y para el desarrollo del propio protagonista.

Moonlight es una película conmovedora y cruda a cerca de dos jóvenes negros que viven en un barrio algo conflictivo y que descubren, que son homosexuales. Uno de ellos, sufre el bullying y la discriminación por su orientación sexual por parte de sus compañeros, otro de ellos, no se percata de sus propias preferencias sexuales hasta que no se encuentra con el otro.

Protagonizada por Trevante Rhodes, André Holland, Janelle Monáe y otros como Naoemie Harris, la trama se divide en momentos narrativos distintos, en tres actos, como la obra de teatro a partir de la cual se inspiró: un primer acto en el que se presenta al protagonista, Chrion, en su etapa infantil, un segundo acto en el que se nos muestra un personaje más adolescente y una tercera con en su etapa adulta.

De los 1.5 millones de dólares con los que contaban para el presupuesto, Moonlight fue todo un bombazo en taquilla consiguiendo recaudar 50. 3 millones de dólares.

Ganadora de un Globo de Oro en la categoría de Mejor Película Dramática, de las seis nominaciones que tenía, logró llevarse a casa tres premios Oscar:

  • Mejor película.
  • Mejor actor de reparto: Mahershala Ali.
  • Mejor guion adaptado: Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney.

Moonlight llegó en un momento bastante polémico para la historia política americana: un año en el que Donald Trump fue envestido como presidente de los EEUU.

Tras las acusaciones a este y designarlo por “homófobo” y “racista”, llega Jenkins para hablar al mundo de una historia de amor homosexual entre dos negros, que al fin y al cabo, y por mucho que remita el señor Trump, es una historia de amor tan real, tan verdadera y tan válida como otra cualquiera. Y es que las diferencias solo existen si nosotros mismos las imponemos.

Lion

Lion fue una de las grandes apuestas de cine independiente en la pasada gala de los Premios Oscar. Al igual que películas como, la anteriormente mencionada, Moonlight, Garth Davis nos trae una historia autobiográfica basada en un hombre de negocios australiano, Saroo Brierley.

Una bonita y conmovedora historia de un niño indio que con tan solo 5 años, se encuentra perdido en la gran ciudad de Calcuta. Caótica y peligrosa, Lion nos narra las peripecias y las aventuras de este pequeño en una de las ciudades (y de los países) más concurridos y peligrosos del mundo.

Con un reparto formado por Dev Patel, Sunny Pawar, Rooney Mara o Nicole Kidman, el film toca la fibra sensible del espectador y le traslada a un lugar muy alejado de lo que generalmente está acostumbrado a ver en los medios de comunicación.

Lion es una historia que refleja a la perfección otro país, otra cultura, otros tipos de vidas muchas desigualdades, muchas injusticias… Que, aunque tan alejadas al mundo occidental en el que vivimos nos parezcan, existen y forman parte de otra (aunque no la consideremos a veces nuestra) realidad.

La fotografía, especialmente la que se realizó en India, es espectacular. Posteriormente le seguirá la fotografía realizada en el segundo escenario: Australia. Toda ella corrió a manos de Greig Faser.

Tenían un presupuesto establecido en 12 millones de dólares y logró recaudar, nada más y nada menos, que 140 millones de dólares. Todo un récord sin duda, teniendo en cuenta el tipo de film, tal vez algo apartado a los que suelen verse en la industria americana.

Rompiendo así con las viejas estructuras cinematográficas americanas, Lion cuenta una historia merecida de ser contada y hacer ver al espectador que nunca hay que tirar la toalla y que en la vida, hay que luchar.

I’ll keep gettin’ up when I hit the ground
Oh, never give up, no, never give up no, no, oh

Dice la canción de Sia, “Never give up” que dio banda sonora a esta película.

Lion tenía 6 nominaciones a los Premios Oscar, y no se llevó ninguno.

Una historia valiente, un país lejano, complicado y exótico, y una lucha por el reencuentro y por la vida.

Lion agarra. Y ruge, ruge fuerte.

Fences

Fences (Barreras) llega al público un 25 de diciembre de 2016. En plena navidad.

Dirigida por Denzel Washington y escrita por August Wilson, cuya historia se basa en una obra que él mismo escribió; Fences cuenta con un reparto formado por Denzel Washington y Viola Davis y otros conocidos como Russell Hornsby.

El film narra la historia de un ex jugador de béisbol negro que ahora se ve obligado a trabajar de basurero, en plenos años 50 en EEUU. La relación entre él (Washington) y ella, su esposa, (Davis); muestra la lucha de una familia, por luchar contra los prejuicios raciales y salir adelante con dignidad.

Un rudo y terco personaje, interpretado por el director del film, muestra la mentalidad derrotista y algo agridulce tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Fences es una película de diálogos. No cuenta con grandes localizaciones, ya que gran parte del film se desarrolla en el jardín de la casa de los protagonistas. Por ello, lo que da verdadera vida a esta película es la interpretación de los actores.

La precariedad laboral, el machismo patriarcal, el cambio de mentalidad entre la generación del padre y del hijo, la lucha de la mujer por hacer oír dentro de su casa… empapan este film de 139 minutos y auténtico diálogo.

Fences escapa completamente de lo que podemos entender como “cine comercial” y muestra un tipo de cine algo dramático al más puro estilo teatral.

Para muchos críticos, el papel de Viola Davis en este film, roza casi la perfección. Davis pone piel y ganas a una mujer que sufre el drama familiar que genera su entorno y del que ella, en la gran parte de las ocasiones, no puede ser agente. A pesar de que se muestre una cierta reticencia a la hora de que esta tome decisiones, el personaje que interpreta, Rose, es el de una mujer verdaderamente fuerte y llena de carácter que, a pesar de querer mucho a su marido, defiende a su hijo que sueña con ser aquello que su padre dejó de ser.

Fences recibió numerosas nominaciones en diversos festivales y recogió varios premios. En la gala de los Oscar, de las cuatro nominaciones, se llevó el más cantado, el de Mejor actriz de reparto para Viola Davis.

Sueños truncados, historia que se arrastra, dramas familiares, y barreras, en una película llena de buenos diálogos y de muchas reflexiones que permanecen en la mente del espectador sobre el paso del tiempo… Y de la vida.

Manchester by the sea

Dirigida y escrita por Kenneth Lonergan, Manchester by the sea (Manchester frente al mar) fue toda una sorpresa en los Oscar del año pasado.

Con un presupuesto de 8 millones de dólares, logró recaudar en las taquillas un total de 77 millones de dólares. Otra película que se podría enmarcar dentro del marco de “no comercial”, en la que personajes de la talla de Cassey Afleck (que le da vida al protagonista), y otros como Michelle Williams, Kyle Chandler, Lucas Hedges o Tate Donovan dan vida a personajes que, al igual que en la película de Fences tienen a sus espaldas un pasado complicado de superar.

Grabada en Massachusetts, la película cuenta la historia de Lee (Cassey Afleck) que sufre la pérdida de su hermano mayor y que se encuentra con la responsabilidad de cuidar de el hijo de este (Lucas Hedge), y de lidiar con la exmujer de su hermana, Randi, (Michelle Williams) tanto con el pueblo y los ciudadanos del lugar.

Fue bastante bien recibida por la crítica y nominada y ganadora en distintos festivales de premios. En los Óscar obtuvo dos de las seis nominaciones con las que contaba:

  • Mejor actor: Cassey Afleck.
  • Mejor guion original: Kenneth Lonergan.

Manchester by the sea es una película sencilla en cuanto a formato pero compleja en cuanto a narrativa que retrata lo complicado que es continuar cuando hemos sufrido una caída muy fuerte. Sentimientos humanos como el dolor, la pérdida, la melancolía pero también la esperanza y el amor se entremezclan en un núcleo narrativo en el que la trama queda enmarcada por unos personajes que sufren mucho pero que son bastante fuertes.

Caídas, recaídas y volver a levantarse. Frente a los problemas, frente al mar. Como la vida misma.