Analizamos ‘Niña mamá’ del Festival de Cine internacional de Mujeres de Barcelona

Alba Blanco

Sinopsis: Niña mamá está filmada, con absoluto cuidado y respeto, en la intimidad de las consultas de un hospital público en Argentina. A partir de la voz de mujeres que transitan maternidades en su adolescencia, atravesadas por diversas violencias y por una extrema vulnerabilidad, la película ahonda en las vicisitudes de la toma de una decisión: continuar o no el embarazo. Niña mamá es fruto del encuentro entre las historias de las vidas de estas mujeres, las tensiones de sus maternidades forzadas y el medio latente que provocan los abortos inseguros y clandestinos. (Filmin).

La película comienza con una joven de 20 años que va a ser madre por cuarta vez. El preservativo no lo usa, comenta que nunca ha hablado de ello con su pareja. Dice que con él no se puede hablar. Lo dice con miedo, con una mirada de inseguridad y terror. De aquella que ha vivido mucho y visto demasiado en casa. El documental continúa con Irene, una joven que espera un hijo. Cuenta que está sola. Solo se lleva bien con una prima suya con la que mantiene un trato cercano. Reconoce no juntarse más con sus amigas. ¿Tal vez estas no acepten que va a ser madre tan prematuramente?

El documental de Andrea Testa está plagado de testimonios desgarradores y honestos. Todas ellas son mujeres jóvenes que van a ser madres, o que quieren abortar pero se encuentran en situaciones familiares y personales muy complejas. Sus situaciones son muy dispares, pero todas ellas tienen algo en común. Quieren salir adelante. Pelear un poco por sus vidas, y por las de los hijos que vendrán. En un entorno, de predominancia institucional machista, el hospital público que nos muestra el escenario, refleja el esfuerzo de muchas profesionales para ayudar a estas mujeres.

Fotograma de Niña mamá

Muchas de ellas no esperaban ni deseaban al niño. La mayoría se han visto empujadas por situaciones que las sobrepasan. No creen tener elección sobre su cuerpo o su vida, pero lo cierto es que en el fondo de estas mujeres se vislumbra un gran espíritu de resistencia. Las presiones institucionales se ven latentes en las conductas de muchas de ellas. Una relata como en un centro, se le enseñó un vídeo que mostraba los grandes riesgos físicos que suponía un aborto. El miedo que impregna sus historias es real, pero la superación de estas niñas, convertidas en mujeres a la fuerza, es increíble.

El retrato de estas mujeres es tratado por Testa con un inmenso sentimiento de respeto y admiración. Sus historias no las convierten en mártires de su propio destino, sino en auténticas supervivientes. Si quieres ver cine documental y social para aprender y ser más crítico con el mundo que nos rodea, esta es tu película. Disponible en Filmin en el apartado de de la 28 edición del Festival de Cine Internacional de Mujeres de Barcelona.

YouTube video