Alba Blanco

Curro es un fantasioso vendedor de robots de cocina que sueña con un trabajo en el mundo financiero. En plena crisis de pareja y con fuertes deudas hace una promesa que no puede cumplir: si su hijo Nico de nueve años saca todo sobresaliente, le llevará a unas vacaciones de verano inolvidables. El niño lo consigue y padre e hijo emprenden un viaje que los llevará a conocer gente y vivir situaciones que jamás hubiesen imaginado y que cambiarán sus vidas. (Prensa , Festival de Málaga).

Tal y como explico su director, Dani de la Orden, esta historia fue desarrollada a partir de la versión italiana a pesar de que en esta los protagonistas infantiles fueran dos niños y no un niño y una niña como en esta comedia.

Uno de los puntos más complicados a la hora de hacer comedia es, sin duda, el pensar si el público se va a reír o no con la historia que estás contando: “Se llega a un punto casi de esquizofrenia a la hora de hacer comedia pensando si la gente se ríe o no”, afirmó Dani de la Orden en la rueda de prensa convocado tras el primer pase de prensa de la película el sábado 21 en el Cine Albéniz de Málaga.

No obstante, este conmovedor y familiar filme no es solo una historia que nos hace reír, también nos recuerda a nuestra infancia, a los veranos, a la familia y a todo lo que conlleva la convivencia con ella. “Habla de cómo los niños son permeables a los adultos, para mí la película habla de la comunicación y esta permeabilidad se ve en los niños”, aseguró el director.

Con un reparto de lujo, actores como Leo Harlem, Toni Acosta, Jordi Sánchez o Maggie Civantos, “El mejor verano de mi vida” promete mostrar ese otro lado de la comedia en la que lo sentimental y lo humorístico pueden entremezclarse, ya que tal y como comentó Dani de la Orden, la comedia es un género que está cambiando: “Nos hemos vuelto muy cínicos. Parece que a la gente le da vergüenza de ser cursi. Creo que la vida ya es demasiado dura como para no ponernos cursis en el cine”.

Si quieren pasar un buen rato, reír, llorar (de alegría generalmente), emocionarse y echar un vistazo atrás a la infancia y al verano, vean “El mejor verano de mi vida”. El viaje está asegurado.