Netflix juega sucio con las audiencias y utiliza los datos a su favor sin saber exactamente cuando dicen la verdad.

Javier Cendrero

El otro día, en las horas previas al estreno del nuevo single de C tangana, estuvimos debatiendo, mi amiga Elena y yo, sobre la filtración de dicha canción. Me daba pena que tantas horas de trabajo estuviesen en los móviles de todo el mundo de esa manera, pero ella me insistía en que estaba prácticamente segura de que era una técnica de marketing premeditada para conseguir ir más allá de su público objetivo. Atónito, afirmaba que no podía entender qué beneficio podría obtener C tangana de una filtración de un single tan esperado.

Tan solo 24h después, fue el mayor estreno nacional de la historia en Spotify, superó al irrepetible Bad Bunny (con Dákiti). Y por si fuese poco, entró por primera vez en el top50 mundial en el puesto 28. Elena, tenías razón.

¿Qué tiene que ver esto y el término trampantojo con las audiencias de Netflix?

Según la RAE, nos encontramos ante un trampantojo cuando ‘algo’ es una trampa con la que engañas, haciendo ver lo que no es. Si cogemos esta información y la unimos a que C tangana y su equipo son los reyes del Marketing, obtenemos la táctica de Netflix con sus ya famosos rankings de películas y series más vistas.

Las audiencias televisivas son algo muy sencillo de encontrar a través de páginas oficiales. Equivalen a datos numéricos que no engañan, aunque es cierto que hay que saber interpretarlos (share, franjas horarias etc). Sin embargo; ¿Quién sabe las audiencias de la gran N roja?

Cada cierto tiempo, a través de un tweet (al más puro estilo Trump) te sorprenden con un dato masivo como los 90 millones de espectadores de ‘Tyler Rake’ en tan solo 4 semanas o el ranking de las 10 series de Netflix más vistas del año (donde había dos series españolas: ‘La Casa de Papel’ y ‘Élite’). Pero; ¿Debemos creerlo? ¿Es una maravillosa técnica de marketing al nivel de nuestro querido C tangana?

Lo que está claro es que transparencia no es uno de los términos que defina a Netflix, sino todo lo contrario. La opacidad de sus datos es exagerada, llegando a ocurrir que se cancelen series que han encabezado sus ya mencionados nuevos ‘top diarios’. Y es que al fin y al cabo, la plataforma no es otra cosa que un negocio que busca obtener su mayor beneficio. Por ende, todo producto que no le salga rentable, por muchos fieles que posea, será cancelado.

Por lo tanto, Netflix juega como quiere con sus datos de audiencias y seguramente promocione ciertas series o películas incluyéndolas en los Tops, para que eso sea un incentivo para el público que no tiene claro qué ver. En el caso de que si que fuera cierta esa clasificación, tampoco sabemos cuantas visualiaciones necesitan para entrar, ¿Un millón? ¿200.00? ¿O con 1000 ya es suficiente para entrar ranking? Todo esto obviando que la plataforma cuenta con que has visto la película con sólo dos minutos transcurridos de ella.

En conclusión, Netflix te puede engañar como y cuando quiera. Sino, que alguien nos explique el por qué de algunas series que han dominado estos ‘Tops’ y pocos meses después han sido canceladas (‘Esta mierda me supera’ o ‘The Society’). Solo nos queda ver el contenido que nos de la gana independientemente de lo que nos ofrezca la plataforma y por supuesto reproducir la última canción de C tangana.