Parasiteando a… Maritxu Olazabal

Segunda edición de ‘Parasiteando a…’ con la maravillosa Maritxu Olazabal. Su “obsesión” con ‘The West Wing’ y su problema con ‘Lost’ son algunas de sus elecciones

Javier Cendrero

Recuerdo como hace unos años, sentado en el sofá de mi casa, creyéndome un analista de tv reputado a mis escasos quince años, dicté sentencia a un programa recién estrenado. No sé qué frase utilicé exactamente, pero sería algo como “esto no dura ni dos días” (voz de pito incluida). A día de hoy, 1992 programas y más de siete años en emisión lleva ya Zapeando. Digamos que no soy Rappel (o sí).

Dejando la sorna a un lado, en lo que quiero incidir es en la evolución positiva que ha tenido el programa presentado por Dani Mateo (juro que ya no hay ironía). No me refiero solo en cuanto audiencias, sino también al formato en sí. El programa, con el paso del tiempo, supo encontrar su sitio.

¿A qué quiero llegar yo con esto? Hoy os traigo la segunda edición de “Parasiteando  a…” y aunque miedo me da, vistos mis antecedente como vidente, le auguro un buen futuro. Confío en ser el ‘Zapeando de Elcofresuena’ (no porque crea que voy a durar dos días), sino porque intentaré ir mejorando y que mi ‘glow up’ sea cada vez mayor. Creo firmemente que no hay nada mejor que escribir sobre lo que te gusta. Por lo tanto, es un buen comienzo.

CENDRE (YO) PARASITEA A MARITXU OLAZABAL

Al dar por sabido el porqué de la existencia de esta sección (leer aquí si no lo sabe), he acortado notablemente la introducción para dar el protagonismo a quien lo merece: la invitada de hoy. Para mí es una pasada poder traer a gente que me ha inspirado durante todos estos años, que consumo habitualmente y sobre todo, que admiro.

No me cansaré de decir que basta ya de focalizar tanto en lo negativo y olvidarnos de destacar lo positivo. En el mundo hay gente que mola y Maritxu es muestra de ello. No me refiero a laboralmente hablando (que también) sino a su predisposición inmediata desde que contacté con ella. Esta descripción (modo Mr.Wonderful) no es peloteo del bueno. Los que me conocéis sabéis lo sensiblón y empático que soy. Pero digamos que, como en ‘Her’ (vedla si no lo habéis hecho ya), sin haber hablado nunca en persona con ella y a través de la redacción de sus correos, percibí esa cercanía y alegría que tanto aprecio.

Maritxu apareció por primera vez en mi vida (sin ella saberlo) en uno de los momentos más importantes del día: la siesta. Me disponía a disfrutar de ella (de la siesta) y como muchas otras veces, busqué un podcast que me acompañara. Encontré un tal Fuera de Series (free marketing) y ahí estaba ella. He de admitir que ese día no hubo siesta. La sensatez y naturalidad con la que habla y todo el conocimiento seriéfilo que posee me cautivaron desde el minuto uno. No forma parte de esa corriente de críticos a los que yo denomino “finolis”, dice lo que piensa y lo que le gusta sin necesidad de aparentar o pensar en el qué dirán. Gracias por todo Maritxu.

Ya me callo y parasiteamos juntos a Maritxu Olazabal.

UNA SERIE QUE TE HIZO REFLEXIONAR

Me estoy adelantando al final, porque todavía la tenemos en emisión, pero “Dopesick” (en Disney+) se ha convertido en la serie de este mes para mí. Recomiendo complementarla con “El crimen del siglo“, un documental de mayo pasado de HBO (ahora HBOmax). Entre ambas se dibuja una radiografía bastante detallada de la crisis de los opiáceos que vive Estados Unidos. De golpe entenderás todos esos episodios de las series procedimentales de los últimos años dedicados a sobredosis adolescentes y mucha de la crítica al sistema de receta estadounidense. Se dan nombres y apellidos de los principales responsables de la situación y desarma a cualquiera. Se centra en qué podemos hacer cuando la recomendación médica viene dada desde el mundo farmacéutico (empresarial y capitalista) y no desde el académico.

UNA SERIE PREVIA AL SIGLO XXI

Sé que caigo en un clásico, pero “The West Wing” en mi casa es casi una religión, tiene episodios para casi cualquier situación, discursos envidiables y personajes heroicos y vocacionales que hacen de la política un lugar feliz. Soy consciente de que Sorkin es un hombre enamorado de la concepción del sistema y con fe ciega en que las cosas pueden estar bien con las cartas que tenemos actualmente, un idealista de la democracia actual, pero sigue haciendo episodios maravillosos llenos de personajes a los que quiero con locura. Sus diálogos son rápidos y consigue empastar las tramas transversales con las episódicas de una forma casi perfecta. Soy una pesada recomendándola una y otra vez, pero es que es de las series que más me han llegado a obsesionar.

UNA SERIE NO TAN MEDIÁTICA (DEL 2021) QUE TE HAYA CHIFLADO

Filmin estrenaba a principios de año “22 de julio“, una serie que narra los atentados de Noruega de Anders Breivik en 2011. Es una muy buena narración de la situación, ágil y compleja, pero sobre todo es una defensa del estado de bienestar y el reconocimiento a todas esas personas que atienden a las víctimas más allá de las imágenes que salen en los informativos. Aviso de su dureza para que no haya sorpresas, pero es de esas series que tienen mucho que decir y que logran hacerlo de una forma entretenida que te mete completamente en la historia.

Aprovecho para recomendar también el documental de los 30 años de El Terrat que se puede ver en la misma plataforma. Para todas aquellas personas que a veces se ven superadas por las circunstancias laborales o activistas puede suponer una inyección de energía e ilusión; a mí me sirve y me lo pongo de vez en cuando para recordar qué hace que nos movamos por intereses que nos consumen muchas horas, pero que acaban compensando.

UNA SERIE EXITOSA QUE NO TRAGUES

Tengo un serio problema con “Lost“, de hecho la mandé al traste en su antepenúltimo episodio. Empecé a verla varias veces y no conseguía que me enganchara, es de esos títulos que tengo pendientes de repasar con mi mirada actual, pero la expectativa del momento me pareció desmesurada; no entendía por qué la gente no adoraba los títulos que me parecían realmente buenos y dedicaban horas y horas a una isla con tapones de bañera y osos polares. Si sucediera ahora estoy segura de que me sumaría al fenómeno fan entendiendo que a veces se alinean los planetas para que mucha gente adore una propuesta a la vez y creen un vínculo cultural. A la Maritxu de entonces habría que decirle que deje a la gente disfrutar de las cosas que les hacen felices.

UNA PELÍCULA QUE TE LLEVE A TU INFANCIA

La extraña pareja“. De pequeña llegué a dejar notas en casa firmadas como FU, sabía los diálogos de memoria y me ponía varias de las escenas una y otra vez. Aunque podría decir varias con las que me pasaba lo mismo, pasaba muchas horas delante de la tele repartidas entre series y películas, vicio que era alimentado por mi padre, así que tenía grabados por él en vhs un montón de títulos que veía una y otra vez. He vivido la ficción siempre en primera persona, era darle al play y meterme en la historia, una forma de desconectar, ir a otros lugares y conocer formas de comportarse alejadas a lo que una tiene cerca. 

CRÍTICO DE CINE QUE SIGUES Y RECOMIENDAS AL LECTOR

Siempre, para todo, leed a Valentina Morillo. Es fresca, sabe de lo que habla cuando lo hace y le da una vuelta más a las cosas. Que además sea una gozada de señora le da un punto más a su favor.

Leave a Reply

Your email address will not be published

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Leer y personalizar
Privacidad