Natalia Sánchez

‘Piratas del Caribe 5. La Venganza de Salazar’ fue uno de los pesos pesados y películas más esperadas de la temporada en el verano pasado, y mi valoración fue (y sigue siendo) muy positiva.

Esta nueva entrega trae frescura (quién lo diría, siendo la quinta) introduciendo elementos nuevos sin cambiar la fórmula. Recoge todas las tramas abiertas de las anteriores películas y las cierra, dándoles un buen final y nos lleva al pasado para que entendamos más a nuestros queridos personajes y sus orígenes. Empezamos…La película comienza con una escena impresionante, un flashback del pequeño Henry que tras descubrir donde descansa el Holandés Errante en el fondo marino cuando no está realizando su tarea de transportar almas, va a ver a su padre. De noche sale en un pequeño bote, rema hasta algún punto cerca de Port Royal (según pude ver en los manuscritos y mapas que tenía Henry en su pared que se nos muestra al principio de la película) adentrándose en el mar y atándose una malla llena de piedras a los pies, se hunde hasta llegar a la cubierta del Holandés.

Will (Orlando Bloom) con el pequeño Henry en la cubierta de El Holandés Errante.

Para que no se ahogue su hijo, Will tiene que sacar el barco a la superficie, saliendo así de su ruta. En este emocionante encuentro entre padre e hijo, Will regaña a Henry (‘¿Por qué me haces esto?’ le dice) y escuchamos a la tripulación quejarse. Will está lleno de moluscos y culpa a su hijo de que esto sea así, ya que si recordamos las anteriores entregas, el antiguo capitán del Holandés, Davy Jones y su tripulación tenían ese aspecto porque no estaban siguiendo su misión de transportar almas de los muertos en alta mar, y sin duda esto también le estaba pasando a Will y la tripulación por culpa de Henry, que como intuimos no es la primera vez que visita a su padre, obsesionado con salvarle de la maldición, ni la primera que Will tiene que sacar el Holandés a la superficie sin deber hacerlo por salvarlo, desviándose así de su verdadera misión.

Tras esta emotiva y genial escena (una de mis favoritas de toda la película), avanzamos nueve años y vemos que Henry está en un barco sirviendo a la Marina Real británica.

Henry Turner, interpretado por Brenton Thwaites.

Se ha enrolado con la excusa de poder navegar para encontrar a Jack Sparrow, ese gran pirata del que tanto había escuchado hablar y del que tenía fe ciega para ayudarle en su tarea de salvar a su padre.

Henry intenta oponerse a sus superiores cuando ve que el navío va a adentrarse en el Triángulo de las Bermudas, y éstos le acusarán de traición y harán caso omiso a sus avisos, encerrándole. Y es ahí, donde se encuentran con Salazar y su tripulación fantasma. Estos dejarán tan solo con vida a Henry y le encargará que le dé un recado a Jack cuando lo encuentre.

Salazar (Javier Bardem, que no defrauda), personaje que podría haber sido mucho más aprovechado, le encarga a Henry que avise a Jack.

Ya en la Isla de San Martín (nueva localización) conocemos a Carina. En su escena de presentación vemos a una joven con mucho desparpajo que está confesándose con un cura porque ha sido acusada de ser bruja por ser mujer de ciencia, y acaba escapando.

Carina Smyth, interpretada por Kaya Scodelario (serie ‘Skins’).

También vemos por fin al capitán Jack Sparrow, de una forma muy divertida, pues aparece dentro de la cámara fuerte del banco más seguro de todo el Caribe, según decía el acalde en el acto de presentación con la mujer de éste. El plan de Jack y su tripulación era robar el banco, y no solo conseguirán llevarse la cámara (aunque vacía), sino también el edificio entero. Sin duda es una escena espectacular (al igual que la música, que encaja perfectamente), muy divertida y loca con buenos efectos especiales, y muy diferente a todas las que habíamos visto en la saga.

La forma en que nos traen a Jack en esta entrega es de un estado de embriaguez casi permanente durante toda la película, que a mí no me acaba de convencer, haciendo a Jack de parecer tonto, cuando lo menos que ha sido él es tonto, sino que se lo ha hecho. Puedo entender este cambio (además de por el nuevo guionista) por la mala racha que lleva, haciendo que se diera a la bebida más de lo que debería. Y es que, en todo el comienzo de la película, la tripulación insiste en recordarle que había perdido su buena suerte. Y esta racha puede deberse a algo que hizo Angélica (Penélope Cruz) en la anterior entrega, donde Barbanegra tenía un muñeco vudú de Jack. En la escena post-créditos de ‘En Mareas Misteriosas’ tras ser abandonada a su suerte en una isla desierta por Jack, le llega a la orilla el muñeco. Deduzco de todo esto que su mala suerte puede ser por culpa de Angélica que le está o ha estado haciendo vudú, de ahí que se diera a la bebida por su escasa fortuna y que se nos presente casi siempre borracho.

Para rejuvenecer digitalmente a Jack se utilizaron imágenes de Johnny Deep ahora y de joven junto con el actor Anthony de la Torre.

Asistiremos a una escena muy importante respecto a la brújula, a la que se le da mucha más importancia. Jack la intercambiará por una botella de ron y libera así al capitán Salazar del Triángulo, porque como se nos desvelará más adelante en el metraje, si traicionas a la brújula, te traerá todos tus mayores miedos. Y de esta forma tan rápida solucionan la salida del barco y tripulación fantasma de Salazar. Sobre este tema he leído muchas dudas, pues muchos dicen que si cada vez que abandonas la brújula y la traicionas, despertara tus mayores temores, Jack la había abandonado anteriormente y no había pasado nada. Pues bien, esto no es así, en ningún momento Jack abandona la brújula, tan solo la presta, se la roban o hace intercambios, pero teniendo un plan en la recámara para recuperarla, en este momento de la película, vemos que sí está dispuesto a abandonarla para siempre y totalmente en serio, cosa que hace y por ello, recibe su castigo.

El origen de la brújula ha cambiado respecto a la trilogía original (recuerdo, hay nuevo guionista: Jeff Nathason. Anteriormente: Ted Elliot y Terry Rossio), en ella nos cuentan que Jack la consigue gracias a la Tía Dalma (‘Sparrow, ¿qué pasa, que no te funciona la brujula que te mal vendí o es que tienes miedo de aceptar aquello que realmente deseas?’) y aquí lo vemos a través de un flashback contado por Salazar. Estaba a punto de acabar con la Perla Negra donde iba el joven Jack (que recibe de manos del antiguo capitán que está muriendo, la brújula, convirtiéndole automáticamente a él en el nuevo capitán), dirige la maniobra de conducir al barco de Salazar al interior del Triángulo y es en ese momento donde se incendia y quedarán bajo la maldición. La tripulación, en agradecimiento le regala a Jack la vestimenta que llevará en todas las películas: su pañuelo, el chaleco, los colgantes de la cabeza…  Sobre la brújula diré que sigo pensando que era de Jack y se la vendió la Tía Dalma, pero que el capitán, maravillado por su poder (pues señala hacia lo que más deseas) se la confiscó y por eso al morir, se la devuelve a Jack.

La aventura comenzará verdaderamente cuando Henry, busca y encuentra a Jack, que ha sido encarcelado. Ha escuchado muchas historias sobre él y cuando le conoce, Henry se queda bastante desilusionado, lo que hará que continúe después de este palo será conocer a Carina, que también quiere encontrar el Tridente de Poseidón. Jack y Carina iban a ser ajusticiados juntos, pero Henry llegará justo a tiempo y salvará a ambos con ayuda de Gibbs y toda la tripulación.

Salazar en el flashback.

A mi parecer la venganza de Salazar es un tema bastante secundario como para darle su nombre a la película (siempre defenderé el título original ‘Dead Men Tell No Tales’, porque aparte de que esa frase sale en la trilogía y hace un guiño, es más ingenioso que ‘La Venganza de Salazar’), pues por lo que empieza toda la aventura es para conseguir el Tridente de Poseidón con Henry para salvar a Will de la maldición del Holandés.

Henry salvando a Carina.

Barbosa, que ahora es un ‘pirata pijo’ dueño de una gran flota de barcos (los que Barbanegra tenía embotellados) acude a la bruja Shansa preocupado porque Salazar está acabando uno por uno con ellos y le ha arrebatado su ‘título de amo y señor del mar’ porque contra fantasmas poco se puede hacer. La solución que le da es que tiene que devolverle la brújula a Jack, aunque Barbosa lo que hará realmente será hacer tratos con unos y con otros. Después de que todo le salga mal, recurre a Jack que está a punto de casarse (para mí minutos que perfectamente se podrían haber usado para desarrollar otra trama o dedicarse al final) y consigue sacar la Perla de la botella clavándole la espada de Barbanegra y tirarla al agua (y así de fácil, vaya).

Barbosa (Geoffrey Rush) y Jack.

Y es hasta aquí, la primera parte de la película funciona y está dirigida muy bien, todo tiene su medida exacta, pero… aquí empieza a divagar y a hacerse lenta, para que después, al final, vaya muy muy rápido, justo cuando el capitán o nuevo comodoro inglés Scarfield (David Wenham), que lleva toda la película persiguiendo a Henry, Jack y Carina y parece que su personaje va a tener una evolución y va a ocurrir una gran batalla naval, llega Salazar y se lo carga todo incendiando el navío. Me hubiera encantando haber visto otro final para el inglés, porque se lo quitan de un plumazo (se conoce por falta de tiempo y porque se acercaba el final del metraje) y que nos hubieran sorprendido con una gran batalla naval antes de enfrentarse a Salazar (con ellos sí hay una pequeña batalla mientras Carina dirige el barco siguiendo las estrellas según un mapa de un libro que le legó su padre, que es ni más ni menos el diario de Galileo).

Y antes de que se líe todo esto, seremos testigos de otro de los momentos más importantes, en el que descubriremos otro secreto del pasado de un personaje principal: Barbosa es el padre de Carina. Él lo descubrirá por el diario pero no dirá nada porque Carina piensa que su padre fue un científico y un hombre importante, ni mucho menos un pirata…

Llegan finalmente a la isla que decía el diario, que es como un reflejo de las constelaciones del cielo pero en la tierra. Me parece una idea muy original, las piedras preciosas simbolizan las estrellas y tiene unas imágenes preciosas, ojalá se hubieran demorado más tiempo ahí. Carina descubre que hay una de las ‘estrellas’/rubís no brilla y es porque le falta un pedazo, el que llevaba su diario. Al colocarlo en su sitio, el mar se abre en dos y el final será muy intenso: Salazar posee a Henry para luchar y confundir a Jack, bajan por la brecha, cogen el tridente, consiguen romperlo y con ello eliminan todas las maldiciones, todas. Por lo tanto, Salazar y su tripulación vuelen a ser humanos, y la brecha empieza a cerrarse. Y ahí es donde vemos otra imagen que salió en muchos tráilers:

La Perla pegada a la brecha del mar con el tridente colgando, donde se subirán nuestros protagonistas para salvarse.

Y pasa lo siguiente, otra de esas escenas de lagrimilla: Barbosa se sacrifica para matar a Salazar y en ese instante, Carina descubre que es su padre. Hay una frase preciosa, en la que le dice al ver su tatuaje de la constelación: ‘¿Qué soy para ti?’, a lo que Barbosa contesta: ‘Un tesoro’, y la música sube… Escenón, vaya. Y momentos después, atendemos a otra frase que quedará de las históricas de ‘Piratas del Caribe’, Jack se asoma a la borda del barco y dice ‘Héctor, la vida del pirata’, ¡me encanta!.

Y después viene… bueno lo que viene, EL REENCUENTRO. ¡Qué pedazo de final! Había esperado tanto ese momento… (otro de lagrimilla no, de lagrimones)

Despedida entre Elizabeth y Will en la 3ª y su reencuentro en la 5ª.

Cuando vemos por fin a Will subiendo por la colina libre, sin maldición, y se da el encuentro esperadísimo entre Will Y Elizabeth mientras ‘One Day’ va in crescendo, no hace falta palabras.  (Detallazo que sea el mismo lugar que veíamos en la escena post créditos de la 3ª y que Will lleve la misma ropa que al final de ‘En el fin del mundo’).

En resumen, es una buena película que quitando esos fallos de coherencia con la trilogía (aunque si le das vueltas, siguen encajando) creo que está todo bastante correcto y es un buen relanzamiento de la saga para que vaya de nuevo por el camino correcto. Los críticos sin duda (la mayoría) se han pasado un montón, leí mucho que era una especie de remake o reebot de ‘La Maldición de la Perla Negra’ pero no lo es para nada. Como fan (de póster jaja) de toda la vida y amante de la saga me ha gustado bastante, ha superado mis expectativas después de esperar tanto tiempo, la he disfrutado muchísimo, me he reído y sobre todo me ha emocionado (los seguidores de verdad me entenderéis). También he leído malas críticas por ser ‘demasiado fantasiosa’ o porque ‘hay que poner mucha imaginación’ ¿qué esperabas? Es una historia sobre leyendas, piratas, maldiciones, fantasmas… no basada en hechos reales.

Me gusta la manera en que nos han presentado a los nuevos personajes, que empiezan muy fuerte aunque el cambio de generación que proponen entre Will y Elizabeth y Henry y Carina es muy forzado y de golpe, eso funciona menos.

Deberían de darse cuenta de que lo que la gente sigue queriendo es el trío original (por favor), además de que la química entre Will y Elizabeth es insuperable.

Me hubiera encantado, como mencioné antes, haber visto más tiempo en pantalla a Salazar, una gran batalla naval y un final diferente para aquel personaje inglés que parecía que iba a tener una buena evolución. Y la bruja Shansa, de la que no volvemos a saber nada.

La tripulación de Salazar corre hacia la orilla tras Jack, Henry y Carina. Me pareció un detalle muy interesante que a cada uno de ellos les faltara algo (un brazo, parte de la cara…) ya que quedaron atrapados por el fuego y ese ‘halo’ de cenizas que dejan a su paso.

También echo en falta alguna escena de Will en el Holandés realizando su misión, charlando con su padre o tal vez recordando a Elizabeth y su hijo, y sobre todo la reacción al verse liberado de la maldición.  Y me quedo con esta duda ¿qué pasa con el corazón? ¿Al acabar la maldición vuelve a estar en su sitio? ¿o ya no necesita vivir con corazón? ¿Pero si sigue en el cofre, qué pasa con él?

En aspectos negativos, además de esos cambios que decía, no acabo de ver esa faceta nueva de Jack (aunque venga con nuevos chistes y un humor diferente), espero que si hay próxima no volvamos a ver a Jack borracho el 80% de la película. Tampoco me ha gustado que el final vaya tan rápido y te cuenten tantas cosas en tan poco tiempo (es la película más corta de la saga y se nota), pienso que el tiempo en el que se hace muy lenta podrían haberlo empleado mejor.

Sobre el argumento diré que no arriesgan, pero consiguen resolver muy bien la película, aunque siga siendo la misma fórmula de las anteriores.

Jack Sparrow (Johnny Depp), Carina Smyth (Kaya Scodelario) y Henry Turner (Brenton Thwaites).

Los efectos especiales son muy buenos, como siempre, aunque sabes que están ahí. Creo que jamás llegarán a superar el trabajo que hicieron en la trilogía.

La música es maravillosa y encaja en todo momento. Mezclando temas nuevos con soundtracks de los anteriores films. No me digáis que no os agarrasteis a la butaca del cine cuando escuchasteis ‘Barbosa is hungry’ en las batallas y ‘One day’ en las escenas emotivas, sobre todo en el PEDAZO de final, con el esperadísimo encuentro entre Elizabeth y Will, libre ya por fin de la maldición, en la pradera que veíamos en la escena post-créditos de la tercera.

Esta película para mí es la verdadera 4ª, ‘En Mareas Misteriosas’ la considero un spin-off, ya que ésta continúa de verdad con la historia. Además de que cierra con todas las tramas (y si les da la gana, cierra toda la saga) de la trilogía inicial e indaga en el pasado de los personajes (aunque no hayan sido muy respetuosos con algunas de las ideas originales) y te introduce nuevos. Parece que cierran la saga cuando vemos a todos felices y reunidos en la pradera y Jack los observa con su catalejo, pero… como no, hay escena post créditos y le un giro a todo.

Vemos a Will y Elizabeth durmiendo y en mitad de una tormenta vemos la silueta de Davy Jones (del que estaba segurísima de que aparecería, aunque pensaba que sería en forma de flashback con Jack por ejemplo), acto seguido Will despierta sobresaltado de su pesadilla. Parece que solo ha sido eso, pero la cámara se aleja, baja y… vemos unos moluscos. Bueno, bueno, bueno… claramente deja la puerta abierta (a falta de la confirmación oficial) a una sexta entrega. Me encanta Davy Jones, es mi villano favorito de la saga y me gusta la idea de que vuelva si se hace bien. Desde luego ha sido un final muy inesperado y están jugando con fuego, porque o lo hacen muy bien o se cargan la saga. Imagino que para atreverse a hacer esto, algo muy grande tendrán pensado (eso espero, y que tenga sentido, no me gustaría ver un ‘El Cofre del Hombre Muerto 2.0’, además, la historia se cerró muy bien en la 3ª). Una de las primeras teorías que se han barajado por internet para justificar su vuelta es que a consecuencia de lo que pasó con la brújula (anteriormente explicado) ha ‘despertado’.

Capturas pertenecientes a la escena post créditos. En la 1ª se puede apreciar la silueta y en la última la pinza de Davy Jones.

Esta próxima me incita a pensar (y me lo pide el cuerpo) que será una aventura entre Jack (indispensable), padre e hijo… ¿contra Jones? Y tal vez Orlando Bloom vuelva a aparecer con el protagonismo de antes, aunque de Keira lo dudo muchísimo. ¿Y volverá Barbosa? No sería la primera vez que lo resucitan… yo nunca me fío si no se ve explícitamente la muerte de un personaje.

Confío que tendremos noticias pronto y calculo que la nueva podría estar a partir de 2020, hasta entonces, tenemos teorías para rato.