‘My Mexican Bretzel’ es la comprobación de que las odiseas en el cine aún son posibles

Alba Blanco

La ópera prima de la autora catalana Núria Giménez Lorang demuestra que los milagros en el cine todavía existen. Y es que su película, ‘My Mexican Bretzel’, es la comprobación de que las odiseas en el cine aún son posibles.

En la película, es retratado el diario íntimo de una mujer de clase acomodada ilustrado por las filmaciones caseras de su marido. Un hombre rico que se obsesiona por grabar todo lo que le rodea. La historia está ambientada entre los años 40 y 60 del pasado siglo y muestra un viaje en volandas a través de la vieja Europa. El filme opta a dos nominaciones en los Premios Goya 2021, que se celebrarán mañana sábado. Uno a Mejor Documental y otro a Mejor Directora Revelación.

Fotograma de “My Mexican Breztel”

En la historia de Giménez Lorang no hay diálogos, ni voces en off. Solo un silencio ruidoso lleno de palabras que el espectador puede leer como si se tratara de un cuento. Hay mucho lirismo en sus imágenes. Muchas palabras en un silencio ruidoso. Esto hace que la película sea una oda al cine de las imágenes y de las caras. De los textos leídos y de los sonidos. De la importancia de los sonidos cuando estos no están.

La odisea de presentar un filme de estos rasgos actualmente, se evapora con la verdad que emana la protagonista de esta obra. Una mujer que no se siente en sí misma, que sufre el desavenir del tiempo y la presión social de su época. “My Mexican Bretzel” es pura verdad dentro de una gran mentira. Y es que como bien dice el gurú indio, profeta de su protagonista, al principio de la historia: “La mentira es solo otra forma de contar la verdad”.

La película está disponible en Filmin.