‘El Padre’ es una de las mejores películas del año 2020. Un gran largometraje con dos titanes en estado de gracia

Javier Cendrero

El 23 de diciembre de 2020 se estrenó en salas ‘El Padre’. Aunque desde su première en el Festival de Sundance no ha parado de obtener buenas valoraciones por parte de la crítica, no hay mejor promoción que una nominación a Los Óscar. Y si encima son seis, el efecto se multiplica, y la gente que dudaba en verla acude al cine para poder opinar sobre esa película que el 26 de abril puede que se corone con la ansiada estatuilla.

‘El Padre’ cuenta la historia de Anthony (Anthony Hopkins) y Anne (Olivia Colman). Ambos son padre e hija. El primero tiene ya 80 años y la demencia se apodera cada vez mas de él. Sin embargo, su persistencia y alegre forma de ser provoca que no sea capaz de asimilar la situación y rechace a cada una de las cuidadoras que contrata su hija. Por su parte, Anne lucha por ayudar a su padre a la vez que desea disfrutar su propia vida.

La sencillez no implica vulgaridad

La historia de la que parte la película ha sido contada en numerosas ocasiones. Sin embargo, ‘El Padre‘ es un largometraje que desprende originalidad debido al modus operandi que utiliza para contarnos el relato. Coge todas las virtudes del género dramático y las potencia. A su vez, no cae en clichés ni tópicos recurrentes en muchas obras de los últimos años.

Recalcar el gran trabajo de Florian Zeller y Christopher Hampton con la adaptación del guion (procedente de la obra de teatro ‘Le Père’) al mantener unos diálogos fluidos, intensos y sin ningun tipo de relleno.

En cambio, el gran acierto del director, sin contar la dirección actoral, es el propio apartamento donde transcurre toda la narración. Éste se convierte en un personaje más de la película. Muchas de las respuestas que surgen a lo largo del visionado son respondidas a través de él. La dirección de arte es soberbia. Esto se puede apreciar en cada plano recurso de las habitaciones, las cuales vamos a conocer como si de nuestra casa se tratase.

Destacar también el juego que se realiza con el espacio-tiempo durante todo el largometraje. Esta técnica provoca que la película sea ligeramente más compleja, pero también provoca que todo cobre más sentido y sea contado de manera magistral.

Dos actores en estado de gracia

Anthony Hopkins no tiene nada que demostrar, pero es cierto que tras una época un poco más “perdido” o probando nuevas experiencias realizando papeles secundarios en exitosas franquicias, ha vuelto a efectuar grandes interpretaciones protagonistas. Si el año pasado fue con ‘Los Dos Papas‘, su actuación en ‘El Padre’ es como poco de nominación al Óscar. Su mayor dificultad reside en no caer en el histrionismo ni en la caricatura. Magistral, sublime o prodigiosa son algunos de los adjetivos que la describen.

Más de lo mismo para Olivia Colman. Una de las mejores actrices de la década sigue demostrando el por qué está en boca de todos. Lo que consigue en ‘El Padre’ es digno de elogio. Su personaje es bastante más complejo que el de Anthony Hopkins. Mientras que el de él es mucho más agradecido para el actor, el suyo apuesta todo a la expresividad facial y debe contener toda la emoción, pero a la vez transmitirla. Algo que consigue de lleno y con lo que muchos espectadodres se identificarán.

Una película sobresaliente

‘El Padre’ saca buena nota en todos sus apartados. Un gran guion, sumado a la impresionante dirección de arte y las magistrales actuaciones, hacen que el visionado de la película sea obligatorio. No sé si ganará algún Óscar el 27 de abril, pero sí sé que no caerá en el olvido.

Nota: 8’5 de 10