La película Rumores y mentiras utiliza una gran cantidad de referencias haciendo que se revalorice con el tiempo.

Marcos Gracia

Rumores y mentiras, un film protagonizado por Emma Stone, entró en el género juvenil para adolescentes. Una comedia que, alegando a las demás de este género, no tendría ninguna relevancia en el mundo del cine. Sin embargo, en lugar de ser una película como Chicas malas, protagonizada por Lindsay Lohan, se ha convertido en una película llena de referencias con una gran cantidad de mensajes.

Como es evidente, juega con la novela de Nathan Hawthorne al adaptar esa historia a la vida de una adolescente de diecisiete años. Aunque sea la propia protagonista del film la que toma las decisiones que hacen resaltar la novela, como coserse la letra A. Ella continuamente hace alusión al libro y a la película original del mismo.

Sin embargo, es una historia que juega con esa adaptación de La letra escarlata a una adolescente del siglo XXI. Convierte el adulterio en una simple práctica sexual y al pueblo en un instituto. Fascina al público el uso de referencias cinematográficas.

Ya no solamente porque mencionen el hito del cine The Breakfast Club o El club de los cinco, que la protagonista espere a que el muchacho que le guste aparezca bajo su ventaja con un altavoz, que le de una vuelta en cortacesped o que le espere junto a su coche como en Dieciséis Velas.

La forma de conectar estas películas románticas para adolescentes produce que esta película sea una de las mejores del subgénero. No solamente porque contenga la esencia de Chicas malas hace que sea una película digna de respetar.

Para aquellos que desconozcan de que trata Chicas malas, podríamos indicar que en la película que coronó este género cómico para adolescentes haciendo que miles de jóvenes vistiesen los miércoles de rosa. Sin embargo, es este film – Rumores y mentiras-´el que enlaza la crítica social con las reliquias del cine perteneciente a este subgénero.

En lugar de indagar en la historia, dado que es una clara alusión a la novela resaltada anteriormente, debemos analizar la lucha entre la libertad sexual del individuo y el poder de la religión. Es la presidenta del club religioso del instituto quien le hace la vida imposible a una joven que le revela a su mejor amiga que ha perdido la virginidad.

Es un film diferente para el género en el que se encuentra. Posee un reparto bastante curioso y, además, trata temás muy interesantes que otras películas para adolescentes decidirían omitir.