Federico Biestro

Todos tenemos un placer prohibido, el mío concretamente es las películas románticas adolescentes con una buena historia detrás. Esa era la premisa de Every Day, dirigida por Michael Sucsy basada en el libro homónimo de David Levithan. Cuenta la historia de A, una persona que se levanta cada día en un cuerpo distinto, siempre de su edad y a poca distancia del anterior.

Hasta ahí la premisa es interesante, genera curiosidad la extraña vida del personaje principal al que vemos con innumerables rostros y condiciones. Y como no, se enamora de una chica. Interpretada por Angourie Rice, Rhiannon consigue que A se cuestione su vida por primera vez y comience a jugar con los límites de su “poder”.

El gancho de la película al final resulta ser eso, un gancho. La historia gira en torno al romance de los protagonistas sin explorar la gran cantidad de posibilidades que daba el personaje de A, ni intentar explicar, aunque sea vagamente, el origen de su condición. Por lo que se observa una ausencia de conflicto real en la trama que muestra un gran potencial desperdiciado.

Lo positivo de la película es la idea del amor libre y la atracción mental de las personas sin importar el físico, y bueno, nunca desagrada ver a dos adolescentes jurarse amor eterno ante cualquier circunstancia.

Si tu placer prohibido es el mismo que el mío, Every Day se estrena el 20 de abril en las salas españolas.