Alba Blanco

Élite es el último gran éxito de la plataforma de streaming ‘Netflix’. Si todavía no comprendes por qué está teniendo una acogida tan buena no te pierdas estos diez motivos que te van a dejar con muchas ganas de verla si todavía no has tenido la oportunidad.

  • Récord de audiencia: Según TV TIME, una app social que mide semanalmente el ranking de seguimiento de las series a nivel de usuario, “Élite” ha sido la serie más seguida entre la semana del 1 al 7 de octubre de 2018.
  • Reparto joven revelador: Actores como Ester Expósito, Miguel Bernardeau o Arón Piper, se dejan ver con papeles fuertes y característicos como pez en el agua. Su frescura y naturalidad, mezclada con el resto del reparto (la gran mayoría de ellos muy joven) hacen que sea casi imposible el no pensar en la gran trayectoría que les podría esperar.
  • Compañeros de clase: No es la primera vez que María Pedraza, Jaime Lorente y Miguel Herrán se ven las caras en el reparto de una serie. Con el éxito de “La casa de papel”, en el que hacían papeles muy (pero que muy) diferentes, les vimos por primera vez trabajar juntos. Ahora en Élite, juegan sus cartas y, la verdad, no lo hacen nada mal.

Álvaro Rico, Miguel Bernardeau y Arón Piper (de izq a drch)

  • Buenas ideas: Creada por Carlos Montero y Darío Madrona. Darío, creador de “Los protegidos” y Carlos, creador de “Física o química” se juntan en esta aventura, en la que destacan nombres a la cabeza de la dirección como Dani de la Orden (El mejor verano de mi vida).
  • BSO: La serie, casi indudablemente, va dirigida a un público muy joven. La música por ello, juega un rol muy importante. Disponible en plataformas digitales como Spotify, la BSO de “ÉLITE”, tiene canciones del estilo de C Tangana, Rosalía, La casa azul o Danna Paola (una de sus actrices del reparto, que da voz a algunos de los temas de la serie).
  • Temas necesarios a tratar: Hacía mucho tiempo que no se hablaba tan sinceramente (y sin filtros) sobre el VIH. Si a esto le añadimos otros temas como “homofobia” o “xenofobia”, “ÉLITE” da un buen repaso a muchos estigmas y problemas sociales actuales.
  • SHIPPEO: Ha sido muy grande el “shippeo” que se ha hecho por redes sociales. ¿Gúzman y Nadia? ¿Lu y Gúzman? ¿Marina y Nano? ¿Omar y Ander? Hay cada dos segundos, y, para que negarlo, te mantiene muy atento a la pantalla.
  • CLASISMO CON FILTROS: Seguramente el “clasismo” no pueda definirse de una manera absoluta. En el caso de “Élite” da igual de que bando seas, los chicos se mezclan, se conocen, interaccionan, y hasta se enamoran. Si bien podría recordarnos a series como “Gossip Girl” por el estilo de sus personajes y su contexto socio-cultural, hay que decir que “Élite” es algo menos exagerado. Pretende presentar los dos “mundos” pero bajo una mirada clara y humana.
  • UNA TRAMA PARA MANTENERTE DESPIERTO: Si fuera poco todo lo que ya hemos comentado, imaginaros que, además, la serie comienza con un asesinato. Está claro desde el primer momento a quién han matado pero la cuestión es “quién lo ha hecho”. Seguramente los más avispados se den cuenta en su momento, porque la serie deja alguna que otra pista… O tal vez no.
  • REFLEJO DE UNA GENERACIÓN: Uno y cada uno de los protagonistas, son jóvenes, adolescentes que van al instituto y que han nacido en la era posmillenial. Y más allá de poder ser de un modo u otro, creer o no creer en la religión, tener una orientación sexual u otra o vivir en un barrio muy rico o en uno muy pobre, todos acaban mostrandonos algo parecido: sus miedos, sus deseos, sus aspiraciones. Y es que, al fin y al cabo, es esa diferencia la que nos hace ser un poco iguales. Y en el caso de “Élite”, dar un buen repaso a esa generación que de un modo u otro, todos somos: La nueva generación, la Generación Z.

Foto portada oficial de “Élite”