HBO nos ofrece una temporada de Rick y Morty divida en dos partes en la que nada es lo que parece

Rick y Morty fue creada en 2013 por Justin Roiland y Dan Harmon y desde entonces ha ido ganando muchísima popularidad. Convirtiéndose así en una de las series animadas más reconocidas a nivel internancional. Aunque esto último no siempre es bueno, ya que al ser tan conocida sienta unas expectativas muy altas, las cuales pueden llegar a ser difíciles de alcanzar por las temporadas que van saliendo. Aunque este no ha sido el caso de esta última temporada. Esta está a la altura de todas las anteriores, llegando a superar a algunas de ellas.

Al principio esta temporada llegaba con un amargo mensaje que no agradó del todo a los fans: Iban a dividirla en dos partes de cinco episodios cada una. La primera parte se estrenó entre noviembre y diciembre de 2019 y la segunda durante el pasado mes de mayo. Algunas series como Bojack Horseman o Las chicas del cable ya habían hecho uso de esta técnica en su temporada final. Aunque el uso que hace Rick y Morty de ella es innovador ya que no es su temporada final, sino una temporada más con menos episodios que querían que durase más.

Las segundas partes no siempre son malas.

(SPOILER ALERT!)

Las dos mitades me parecen increíbles y creo que ambas contienen episodios y momentos que serán considerados de los mejores de la serie. Aun así considero que la segunda mitad supera a la primera por dos motivos muy sencillos.:

Por un lado recupera la esencia de la serie. Que quiero decir con esto? Quiero decir que vuelve a jugar con la idea de que no hay solo un universo, la cual era el buque insignia de la serie y se perdió un poco en la primera mitad. Aunque esta estuvo muy bien estaba formada en su totalidad de aventuras cortas sin consecuencias. Mientras que en esta última hay algunos capítulos que cambian la historia y el universo por completo. Siendo esto último algo habitual en la serie.

Y, por otro lado, algo incluso más importante que lo anterior.: Rescata tramas y personajes de temporadas anteriores de una manera genial y poco forzada. Si hay algo que caracterice a Rick y Morty es tener algunos arcos y personajes que sean recuperados más adelante para aportar continuidad y consistencia a la trama. Y esta temporada no se queda atrás en ese aspecto. Ejemplo de ello es el episodio final, el cual rescata la idea de que Beth sea un clon de la tercera temporada y juega con ella todo lo posible. Además, en este episodio, recuperan al personaje de BirdPerson (o PhoenixPerson ahora) y nos regalan ese “emotivo” y esperanzador final para el híbrido.

Aun así siguen si resolver algunas tramas

Aunque hay un personaje que no han recuperado y que ni siquiera mencionan en esta temporada, el cual es muy querido por los fans. Estoy hablando, como no, de EL villano: Evil Morty (como ha sido bautizado por los fans). En la anterior temporada descubrimos que este personaje había tomado la ciudadela de los Ricks ( ahora de los Mortys) y que había gente que sabía su secreto. Esto junto a las teorías de los fans hizo que estos diesen por hecho que Harmon y Roiland le rescatarían para la cuarta temporada, cosa que finalmente no ocurrió. Esto ha hecho que mucha gente se queje de la ausencia del querido personaje, del cual no se tienen muchas noticias. Pero bueno, habrá que esperarse a la quinta temporada haber si continúan la aparente trama principal.

Una temporada para recordar de Rick y Morty

Esta temporada, aun dividida en dos partes, presenta una gran calidad otra vez más. Los episodios presentan tramas consistentes y originales, los personajes evolucionan y crecen y se toma gran constancia de las consecuencias. Con eso y con todo esta puede ser considerada una de las mejores temporadas de Rick y Morty. Demostrando así que las secuelas no tienen porqué ser malas.