La película de los noventa Jóvenes y brujas vuelve a nuestros cines de una forma actualizada. Un remake que te dejará un buen sabor de boca

La Sala de proyecciones de Sony Pictures Spain en Madrid abrió para ver el nuevo film Jóvenes y brujas (The Craft: Legacy). El prestreno del remake creará grandes sorpresas en los espectadores. Por ello hablaremos de la película original y de la versión que se estrena hoy, 30 de octubre del 2020.

Todos recordamos cómo Jóvenes y brujas, una película de 1996 dirigida por Andrew Fleming, marcó en ciertos aspectos a la generación del momento. Un film que surgió en la época de Sabrina, la aprendiz de bruja y Embrujadas y que consiguió hacerse un hueco entre estos hitos del momento.

Este género fue épico en su momento, pero actualmente lo podemos ver algo obsoleto y anticuado. Es por ello que los remakes que se han hecho en estos últimos años como el de Charmed (2018) o la película que se estrena de manera inminente en nuestros cines han cambiado la perspectiva y el significado de la brujería.

El remake que marca la época

Adentrándonos en Jóvenes y brujas (The Craft: Legacy), esta nueva película dirigida por Zoe Lister Jones puede ser algo predecible pero bastante innovadora. Entre el reparto encontraremos a las cuatro protagonistas interpretadas por Cailee Spaeny, Gideon Adlon, Lovie Simone, y Zoey Luna. Interpretaciones bien llevadas a cabo. También aparecerán Nicholas Galitzine, Michelle Monaghan y David Duchovny para darle un nuevo sentido a la historia de estas jóvenes brujas.

La historia nos relata la vida de tres adolescentes que se adentran en el mundo de la brujería pero sienten que su akelarre no está completo. Hannah, la cuarta bruja, es nueva en el pueblo y se adentra en el terrible mundo de un nuevo instituto. No es la chica más popular, ni la más normal; pero su colgante hace que las otras chicas se acerquen a ella. Una historia mágica que rebajará el lado terrorífico de la película original dándole actualidad.

Al contrario que en la versión de 1996, los conceptos de brujería y de akelarre han sido readaptados y actualizados dándole un empoderamiento no reconocido en las películas de la época. En este film observamos términos que en la de los años noventa no fuimos capaces de captar.

En primer lugar, la versión original destaca la típica lucha del bien contra el mal como concepto básico del film. Brujas malas contra la bruja buena que, evidentemente, la buena acaba derrotando a la contrincante y arrebatándole los poderes. Sin embargo, lo que no llegamos a captar del todo es la forma de mantener el desprestigio hacia las brujas asumiendo que solo algunas mujeres – pocas- son capaces de asumir tal responsabilidad y poder. Al contrario que en Jóvenes y brujas (The Craft: Legacy), donde se resalta la capacidad de estas mujeres empoderadas o brujas de llevar a cabo lo que deseen siendo capaces de controlar lo que poseen, y dejando en evidencia al ¨machirulo¨ de turno.

En segundo lugar, veremos cómo el concepto de akelarre se resignifica. Donde antes solo era un mero grupo, e incluso una secta en la película original, ahora es un soporte para las demás. Dentro de este nuevo akelarre encontraremos la sororidad y hermandad que se echaba en falta en la otra versión.

En tercer lugar, algo que se está dando en los remakes de este género es la adaptación a la actualidad, la inclusión y la normalización de ciertos contenidos. Evidentemente, en 1995 no podríamos ver en una super producción de Hollywood películas con este contenido. Sin embargo, veinticinco años más tarde, esto ha cambiado. Contenido feminista, contenido del movimiento Queer, contenido antiracista o contenido antipatriarcal será representado a lo largo del film. Algo sumamente necesario que ya se llevó a cabo en la serie Charmed (2018).

El film no ha cambiado su esencia. La esencia prevalece frente a toda esa capa oscura y polvorienta que ha desaparecido al mismo tiempo que el contenido rancio que antes era normalizado. El film mantendrá lo que es la película en sí aunque bastante menos terrorífica y mucho más fantástica.

Podremos ver la contraposición de las brujas contra un personaje. Podríamos llevar a cabo un símil de la contraposición del hombre – el orden y el poder – frente al poder del akelarre y al poder que le da esa unión. Sin embargo, para debartilo deberéis ir al cine a verla.

Otros detalles de Jóvenes y brujas

Las interpretaciones no son nada que se deba destacar. Estan bien pero no destacan en la película. Sin embargo, la banda sonora y la fotografía destacan por su genialidad. El juego de la música con los planos y las luces embellecen el film de forma magistral. Un magnífico trabajo llevado a cabo por Hillary Spera, directora de fotografía, y la banda sonora por Heather Christian.

Por desgracia, no todo iba a ser perfecto. Lo que todo parecía una novedad y una posible de crear una nueva historia similar a la original, ha degenerado en una trama sumamente predecible. Pensarás que haces magia porque adivinarás casi toda la película.

Lo que en un principio parecía una mera adaptación de la película original, se adentra en el juego del uso de alguna actriz de la película original. Sin embargo, este detalle no se podrá observar si no lo ve con sus propios ojos.

Un film recreado de una forma maravillosa, importando nuevas ideas y nuevos contenidos. Capta la esencia de la original y le da la vuelta para mejorarla. Muy recomendable para verla en la gran pantalla, sobre todo teniendo en cuenta lo que nos necesitan los cines en la actualidad. ¡Id al cine!

7.5/10