El colectivo LGBT+ está de enhorabuena con la nueva interesante y absorbente trama bisexual en Élite

Antonia Ivanova Angelova

Fans de Élite, por fin tenéis lo que tanto esperabais: ¡una nueva temporada! Después de las cuatro historias cortas que sirvieron para calentar los motores, el viernes 18 de Junio por fin se estrenó la cuarta temporada. El tráiler había dejado las expectativas por las nubes. Era difícil superar las tramas del reparto original que en esta nueva temporada se mantiene a medias. Cuatro nuevos alumnos son admitidos en el instituto de Las Encimas y van a revolucionarlo todo. Élite apuesta por la representación de la comunidad LGBT+ y lo deja aún más claro en esta nueva temporada.

Se introduce una nueva trama queer que ha causado toda una sensación en las redes. Mencía (hija del nuevo director del instituto de Las Encinas) y Rebeka con “k” tienen una trama de lo más interesante que no os podéis perder. Rebeka está con el corazón roto después de lo de Samuel y no está dispuesta a volver a jugársela por nadie más. Mencía es la típica adolescente problemática que consigue lo que se propone. Le llama la atención el rollo que lleva la Rebe y se encapricha de ella. Pero Rebeka no se lo pondrá nada fácil. A lo largo de toda la temporada van a sufrir diversos altibajos en una trama tan enrevesada que no podréis apartar la vista ni un segundo.

YouTube video

Los finales de Élite son conocidos por dejar al espectador sin aliento y esta temporada no es una excepción. Se ha conseguido reinventar sin dejar de lado la esencia de la serie. ¿Qué les pasará a Rebeka y a Mencía? ¿Acabarán juntas o separadas? Sin spoilers, cabe destacar el gran desenlace que tiene su trama que deja con ganas de ver más. Netflix ya ha confirmado una quinta temporada, así que los que ya se han devorado ésta, pueden esperar tranquilos o impacientes. Si todavía no habéis visto la cuarta, ¿a qué estáis esperando?