El último álbum visual de Queen B está inspirado en El rey león

Hilario Martínez

Después de Lemonade, el mundo de la música dejó de entenderse igual. Ahora, el retorno de Beyoncé con Black Is King demuestra que la artista se atreve siempre a cambiar las reglas del juego. Si su disco homónimo publicado por sorpresa hizo que las novedades dejasen de lanzarse los lunes y pasasen a salir los viernes, Lemonade fue una revolución conceptual, autobiográfica y visual sin precedentes. Ahora, Black Is King llega como disco de Beyoncé en el que hay canciones que completan la historia pero que no están cantadas por ella… ¿Será esta la nueva revolución de la compositora?

A decir verdad, no hay nada nuevo en el último álbum de Beyoncé. Las canciones son aquellas que lanzó como disco conceptual para The Lion King bajo el título de The Gift. A todas ellas, añade Black Parade en su versión normal y extendida y un remix de Find Your Way Back. Además, ha retirado los interludios que hacían la escucha un tanto tediosa. Todo junto constituye una hora de canciones que celebran a la comunidad negra. La autora de Single Ladies ha jugado, a nivel visual, todas sus cartas y ha creado una película en colaboración con Disney + que sirve para generar un nuevo concepto que ayuda, sin duda, a consumir mejor el álbum.

Polémica y arte

De entre todos los cortes, destacan Brown Skin Girl (en el que se puede escuchar cantar a Blue Ivy, su hija), Mood 4 Eva, Find Your Way Back, Already, My Power, Otherside (canción que, en el álbum visual, Beyoncé utiliza para hacer referencia a su aborto), la ya archiconocida Spirit y Black Parade. En la película se acompaña de, entre otros, Naomi Campbell, Kelly Rowland o incluso Pharrell Williams. Sin embargo, era cuestión de tiempo y atrevimiento que las primeras críticas negativas llegasen. Desde los estereotipos hasta la distorsión de la imagen de los suburbios, convertidos en escenarios sofisticados en partes de Black Is King. Sea como sea, en cuestiones delicadas siempre hay huecos para meter baza y sacar millones de críticas.

Más allá de todo el humo rancio que pulula en el ambiente cuando el tema que se trata es lo sobrevalorada o lo inculta que es Beyoncé, nadie puede levantar la mano para decir que los movimientos de la diva están hechos por hacer. Queen B mide todos sus pasos y Black Is King es una nueva jugada de la artista que deja en jaque mate al mundo de la música y en especial al mundo de la crítica, que entre comentarios destructivos a veces olvida que esta nueva propuesta visual de la artista está inspirada en El rey león y no es un libro de Historia.

La música es música y en movimientos como el #BlackLivesMatter, todas las voces importan, incluso si es la de Beyoncé. La espiritualidad negra ha encontrado una nueva narrativa y, pese a quien pese, por fin huele a celebración. El retorno de Beyoncé con Black Is King es un empujón que pretende sacar a bailar a todos aquellos que aún no han encontrado el camino de vuelta a casa.

Nota final para Black Is King de Beyoncé: 100/100

YouTube video