El artista malagueño Warmi saca su segunda mixtape, “Born 2 Luv U”, una oda a las boybands de los 90-00s

Alba Blanco

Warmi, nombre artístico derivado de su nombre original, Juanmi, lleva estudiando música desde pequeño. El estreno de su segunda mixtape, “Born 2 Luv U” ha supuesto para él, tal y como nos cuenta en una entrevista a ElCofreSuena, una gran evolución a nivel personal y artístico. La mixtape, que tal y como reconoce el artista malagueño, es una oda a las boybands de los 90-00s, combina trap, pop y claras referencias al r&b.

Su videoclip “No me quiero morir”, tema de su mixtape, fue estrenado el pasado domingo junto a la colaboración de la artista, también malagueña, Mimi Barbz. La mixtape que está bajo la firma discográfica de GreenSleeves Records, a la cual pertenece a su vez Barbz, también produjo el videoclip de esta canción.

P: ¿De dónde surge Warmi?

R: Warmi viene de Juanmi, pronunciado en andaluz. No me comí mucho la cabeza con el nombre. En cuanto a mi trayectoria, siempre he tenido inquietud por la música. Además, debe haber algo génetico, en mi casa siempre han sido muy melómanos. Con 9 años, estuve apuntado a clases de piano en un conservatorio. Y a los 20 empecé a aprender a tocar la guitarra por mi cuenta. Comencé a hacer música en 2012, pero no fue hasta 2017 que empecé como Warmi a sacar las primeras canciones.

P: “Born 2 Luv U” es tu segunda mixtape. Respecto a la primera, en qué crees qué ha evolucionado tu música.

R: Para mí a nivel personal y artístico, la evolución ha sido bastante heavy. Obviamente, a nivel de producción, he ido adquiriendo más conocimientos y las bases suenan mejor, aunque sigo haciendo lo que puedo dentro de mis límites de los cuales soy consciente, ya que no soy profesional ni he estudiado producción musical. Mi música, comparado con lo que hacía al principio, era más experimental y nacía desde el juego. Creo que ahora tiene más peso y tengo las ideas más claras respecto a lo que quiero hacer y como quiero que suene. También he crecido a otros niveles. Tengo más soltura en el escenario, en las entrevistas. Mi autoestima y seguridad han mejorado notablemente.

Warmi en una fotografía de Pelayo Salor

P: Defines tu nuevo trabajo como una mezcla de pop y r&b. ¿En qué te has inspirado?

R: “Born 2 Luv U” es una oda al amor pasteloso y un pequeño homenaje a las boybands de los 90-00s. Empezando por el título concienzudamente en inglés, la estética y la identidad visual del EP, diseñada por Guille Sotelo, tan del año 2000. También se ve reflejado en las letras. Todas hablan de amor en clave positivo, muchos instrumentos y sonidos utilizados en las bases que recuerdan a las producciones de antes… Todo quise que estuviese enfocado a la idea y el sonido de ese pop u r&b de aquella época. En cuanto a mis inspiraciones, me he inspirado en referentes y artistas que siempre he admirado muchísimo, como JoJo, Craig David, Toni Braxton, Ne-Yo… A nivel español, están Tony Santos de OT2, Javier Simón y Estrella.

P: En la canción de “A 1000”, al principio del tema, suenan notas similares al r&b de los 2000. ¿De dónde sacaste la referencia para crear este tema?

R: Lo que suena al principio de “A 1000” es un sample de una canción de Brandy que se llama “I Wanna Be Down”, y los acordes son muy reminiscentes del género. Simplemente me gustó el riff de guitarra melódico y sobre él empecé a construir el resto del instrumental. Este tema fue de los últimos que hice del disco y nació mientras estaba en cuarentena por el Covid. Hay varios samples en varios canciones del EP. Es la primera vez que me he aventurado a meterlos y jugar con sonidos externos ya creados. Me apetecía experimentar y salir de la zona de confort. Podría haberme limitado a replicar fórmulas. Lo interesante es buscar un sonido propio y diferenciarte de lo que está haciendo todo el mundo. Estoy contento con el resultado.

P: Sin duda, te ha salido un trabajo mucho más pop que la primera mixtape. Sin embargo, los ritmos del trap, reggaetón y dancehall siguen presentes. ¿Cómo planteaste los cambios artísticos del nuevo trabajo desde el punto de vista de producción?

R: Como bien dices, aunque sea mucho más pop creo que mi rollo sigue presente. Digamos que he cogido todo lo que me gusta, he hecho un mejunje con ello y lo he pasado por mi filtro para crear algo nuevo que recordarse a la música de aquel entonces pero que a la vez sonase actual. A nivel de producción no me planteé los cambios de forma tan premeditada, la mezcla de ritmos y melodías me salió natural. Por ejemplo, la primera canción que grabé del EP fue “Embrujao”, tras descubrir en su día una canción de La Goony Chonga que se llama “Baby Let’s Go” que me flipó. En ella escuché sonidos que me recordaban a los 2000.

Warmi en una fotografía de Pelayo Salor

P: ¿Qué te gustaría que la gente sintiera con tu música?

R: Lo que yo hago considero que no es tan deep. Simplemente me doy por satisfecho si quien me escucha se lo pasa bien y disfruta. Y si alguna persona se siente identificada con alguna letra, pues mucho mejor. De esa forma siento que lo que hago tiene sentido y sirve para algo. Para mí crear música es casi como una terapia psicológica. Y si con mis mierdas puedo ayudar indirectamente a alguien que está pasando por lo mismo, pues genial.

P: ¿Qué crees que te hace diferente frente a otros artistas de música urbana?

R: Creo que lo que me diferencia es que me autoproduzco y me lo hago yo todo. Con sus más y con sus menos, pero es 100% yo. Y que canto abiertamente sobre mis historias como maricón, dentro de una escena urbana en la que todavía resulta raro y no está tan normalizado. Si que es cierto que cada vez hay más artistas queer haciendo sus movidas, lo cual es superpositivo porque hace que el panorama sea mucho más rico y diverso, pero el impacto a gran escala en el mainstream ni lo olemos.

YouTube video