ALBA BLANCO

Las series están de moda. Y si esto no es así, que se lo digan a la plataforma Netflix. Y es que, la compañía publica una serie casi a la semana.

La gran demanda por parte del público y su fiel lista de seguidores hacen que sean cada vez más y más los que se hayan unido a la familia.

Algunas de las series que más impacto han tenido en los dos últimos meses (incluyendo enero) han sido: ‘Dark’ y ‘The end of the f***ing world’. Creadas por Baran bo Odar y el cómic de Charles S. Forsman, respectivamente.

‘Dark’ estrenada el pasado 14 de diciembre de 2017, y ‘The end of the f***ing world estrenada el 5 de enero de 2018, se han convertido en muy poco tiempo en las series del momento en la plataforma de Netflix después de la gran acogida que tuvieron series como ‘Peaky Bleanders’ o ‘Stranger Things’ los pasados meses. Especialmente entre el público más joven, el público Millenial.

‘Dark’ narra la historia de un grupo de personas que viven en un pequeño pueblo de Alemania, cerca de la Selva Negra. Tras la desaparición de un niño, empiezan a suceder cosas extrañas (y no, no hablamos de The upside down), en las que el pasado, presente y futuro comienzan a tener una extraña relación.

Densa, apocalíptica, intrigante, ‘Dark’ te dejará tan enganchado que será complicado despegarse del sofá durante los 10 capítulos con los que cuenta la primera temporada. A pesar de que aún no hay fechas oficiales, Netflix ya confirmó el estreno de una segunda temporada, dado el éxito de la serie en tan poco tiempo.

En cuanto a ‘The end of the f***ing world’ podría resumirse con la siguiente frase: Los Bonnie and Clyde de la generación Millenial. Y es que, no sabemos cuál sería la idea inicial de su creador cuando realizo el cómic en el que está inspirada esta mini serie pero sin duda, el papel de James (Alex Lawther) y Alyssa (Jessica Barden) nos recuerda a ese dúo de bandoleros y criminales que asaltaban, robaban y hacían lo que hiciera falta para protegerse el uno al otro.

‘The end of the f***ing world’ no deja a nadie indiferente (y no hablamos solo del peculiar título). Desde su comienzo hasta su final (y eso que sus capítulos solo duran unos 25 minutos como máximo, aproximadamente), te mantiene enganchado con su trama.

El carácter rebelde y salvaje de sus personajes, sus problemas internos, sus peores miedos, sus incalculables ganas de escapar del sistema (y pisotearlo) hacen que los dos personajes principales, James y Alyssa, se conviertan en iconos juveniles, complicados de olvidar.

A pesar de que todavía no se puede hablar de una segunda temporada de la serie, ya que el cómic en el que está inspirada la trama, termina con el último capítulo de la primera temporada, no subestimemos el poder creativo de los guionistas. Quién sabe, tal vez hagan una secuela en algún momento…

Sea como sea, tanto por saltos temporales de ‘Dark’, como por sus peculiares historias, sus desapariciones y secretos, tanto como por el salvajismo, romance, y momentos divertidos de ‘The end of the f***ing world’, está claro que los seguidores de Netflix tienen más que una excusa para permanecer bien pegados en sus pantallas.

Y ustedes, ¿qué tipo de series les hacen no salir de casa?