Por Alfonso De la Rocha

Movistar España y Netflix, dos mastodontes de la comunicación, y dos plataformas de las que más contenido audiovisual general, a nivel mundial, han hecho un pacto. Una inteligente coalición que, lo mires por donde lo mires, sólo puede general aspectos positivos, tanto a uno como a otro. 

En la mañana de ayer, y tras general una gran expectación con respecto a este enlace, ya sea iluminando la fachada del edificio de Telefónica con imágenes de Netflix, con numerosas publicaciones en redes sociales, o con unas acciones de marketing, dignas de una película de ciencia ficción, como es ambientar el inmueble, y vestir a las trabajadoras como la serie “Las chicas del cable”; por fin, se ha hecho oficial, se han determinado los parámetros de esta unión y, a partir de hoy mismo, Netflix y Movistar serán socios. 

En qué consiste su enlace 

Aunque la fusión entre Movistar y Netflix, no deja de ser algo simbólico, sencillo, y que lo único que aseguran es poder acceder desde tu pantalla de televisión de Movistar, a tu plataforma de Netflix, no hay más. 

Lejos de darle al espectador una buena oferta económica, una innovadora forma de poder adquirir los dos servicios, o algo que realmente se considere como un paso adelante, lo que han pactado estas dos titánicas empresas es poder darse publicidad el uno al otro, sin ir más allá. 

Así, si ya eres cliente de Movistar, podrás acceder a Netflix, no sin antes pagar un paquete mensual que ascenderá a 95€ al mes, como mínimo; y, si eres cliente, tanto de Netflix, como de Movistar, podrás unificar los dos servicios en una misma factura, y podrás acceder a tu usuario de Netflix, desde la pantalla del menú de Movistar Plus. 

Así de fácil y sencillo resuelta este mastodóntico enlace, que hace a ambas empresas embolsarse una gran cantidad de beneficios, pero que no termina de convencer al usuario consumidor