Natalia Sánchez

Netflix acaba de anunciar que su éxito ’13 Reasons Why’ (por la que nos pasamos enganchados las vacaciones de Semana Santa del pasado año) vuelve con su muy esperada segunda temporada el 18 de mayo. Llega justo un año después de que se confirmara que la dura historia de Hannah continuaría.

La plataforma lo ha anunciado compartiendo un nuevo teaser, en el que vemos que otro elemento vintage sostendrá la trama: Polaroids, con el lema “se revela toda la verdad”.

 

 

Al final de la primera temporada dejamos al Liberty High el 27 de noviembre de 2017 en la ficción, recogiendo el testimonio sobre lo sucedido de los compañeros ‘involucrados’ en el suicidio de Hannah y nos dejó con muchas preguntas: ¿A dónde va Justin? ¿Qué pasa con Alex? ¿Cuál es la relación que une a Tony y Hannah? ¿Qué planea Tyler? ¿Declarará el orientador? ¿y Sheri se enfrentará a cargos por homicidio?…

Lo que sí conocemos es que la segunda temporada estará centrada en cómo ha afectado el legado de Hannah, los cambios provocados y cómo se sienten la gente de su entorno. Además, los padres de Hannah interpondrán una demanda contra el instituto, que parece que quiere ocultar todo lo que pasó.

Los nuevos capítulos  estarán protagonizados por la mayoría del reparto original, encabezado por Dylan Minette y Katherine Langford (que volverá a interpretar a Hannah desde una perspectiva muy diferente), y habrá nuevas incorporaciones, las cuales conocimos en agosto:

Cyrus (Bryce Cass) será el hermano de Mackenzie (una chica artista e inteligente interpretada por Chelsea Alden) y bastante problemático. Sonya (Allison Miller) será una abogada inteligente y ambiciosa al igual que Jackie (Kelli O’Hara). Nina (Samantha Logan) una respetada estrella de la pista con un gran secreto; Chloe (Anne Winters) la nueva ‘chica bonita’ y Rick (Ben Lawson), un entrenador de béisbol muy querido en Liberty High.

Un pequeño repaso de la primera temporada

Cada capítulo es una razón por la que Hannah Baker decidió suicidarse, y cada una de ellas está grabada en cintas, dedicadas a esas personas.

Clay Jensen (Dylan Minnette) sostiene una de las cintas de Hannah.

La serie comienza cuando Clay vuelve un día después del instituto a casa y se encuentra una caja con su nombre, dentro estarán las cintas grabadas por Hannah, su compañera de clase por la que sentía algo y que se acabó suicidando dos semanas antes.

El espectador va descubriendo al tiempo que Clay las razones de Hannah, por flashbacks que se mezclan entre las historias reales que cuentan las cintas con los recuerdos de Clay y la tensión de esos personajes que ya las han escuchado y saben lo que se encontrará Clay en sus cintas.

Está rodada y contada como si fuera una serie de misterio, y aunque ya sabes el final, necesitas saber por qué. Se hace lenta a la mitad, y hay personajes que podrían sobrarme, pero por lo demás es una de las mejores series de este año.

Considero que es una serie muy necesaria, pues pone en primer plano temas tan importantes y poco tratados como el acoso y el cyber bullying. Y trata con realidad y crudeza situaciones tan fuertes como el suicidio o violaciones, pero que creo que es necesario para concienciar.

Es muy importante entender bien como está enfocada ‘Por trece razones’, no hay que utilizar el personaje de Hannah como ídolo o ejemplo ni mucho menos, por ello, hubo un sector más reacio que acusaba a la serie  de promover el suicidio mediante la romantización de la historia de Hannah, y hace apenas un mes, la serie (nominada al Globo de Oro a la mejor serie dramática y actriz principal) lanzó un vídeo con sus protagonistas dejando claro sus intenciones muy claras de continuar siendo fieles con su compromiso de tratar el suicidio y el acoso adolescente (cosa que ha sido muy bien vista por los que criticaron la primera temporada por ello).

Clay (Minnette) y Hannah (Langford) en la fiesta en casa de Jessica.

A parte de todo esto, la serie, basada en el libro homónimo, tiene una banda sonora genial: desde canciones de los 80, música independiente electrónica, The Cure o Selena Gómez, que también produce la serie.

En cuanto a los actores, la mayoría están espectaculares, como Christian Navarro como Tony, Justin Prentice como Bryce, Miles Heizer como Alex o Alisha Boe como Jessica.

Aunque sin duda, quienes desputan son Katherine Langford (Hannah Baker), que seguro la veremos mucho en los próximos años, Dylan Minnette (Clay) y Brandon Flynn (Justin). Pero no solo los jóvenes actores hacen un espectacular trabajo, sino también los adultos, sobre todo la madre de Clay y de Hannah (Amy Hargreaves y Kate Walsh).

No solo es una serie revolucionaria para lo que nos tiene acostumbrado una serie adolescente, sino que como decía, es necesaria para padres, hijos y profesores, relatando cruda y realmente las dificultades del instituto y aquellos afectados por el acoso.