El Bayern sale con media liga en el bolsillo de un mudo Signal Iduna Park y el Borussia no cumple

Yeray Sánchez

El primer gran partido del mundo del fútbol tras el parón por la pandemia llegó ayer a nuestros televisores. El llamado Der Klassiker aterrizaba en un momento clave para ambos equipos en la lucha por la liga, ya que, el Bayern era lider a 4 puntos del Borussia a falta de 7 jornadas para el cierre de la competición bávara.

Dortmund 0 – Bayern 1

El Bayern tenía una oportunidad de oro para dejar la liga prácticamente cerrada sabiendo, además, que el Signal Iduna Park no iba a ser ese imponente estadio que acostumbra ser en las grandes citas.

Tifo en el Signal Iduna Park (elespanol.com)

Primera parte, primeros minutos de lucha entre Bayern y Borussia

Quería arrancar fuerte el Borussia, y así lo hizo. Antes del minuto de partido ya tuvo la primera, a manos de Haaland, que intentó superar a un Manuel Neüer fuera de sitio, pero la situación fue salvada por la defensa del Bayern.

Los primeros minutos fueron puramente del conjunto amarillo, que con un buen juego de posesión le metió el miedo en el cuerpo al conjunto de Múnich. El timón del medio del campo también fue para los locales, seguramente aprovechando la gran ausencia de Thiago por parte del Bayern.

Los hombres de Dortmund consiguieron enviar el balón dentro de la meta rival a los 9 minutos, pero fue anulado por un fuera de juego claro.

Pese al control de la pelota de Dortmund, el Bayern conseguía hacer peligro con casi nada. Un ejemplo fue la primera llegada con peligro de los visitantes a los 11 minutos, un centro desde el pico del área que a punto estuvo de peinarla Müller.

El Bayern se asienta en el campo

A medida que pasaban los minutos, el Bayern se iba acomodando en el terreno de juego y generaba más peligro que en los primeros compases del choque. A los 18 minutos vino la mejor del Bayern. Una jugada por banda derecha con un pase al hueco que intentó finalizar Gnabry, pero Piszczek salvó el gol prácticamente sobre la línea.

Poco más de 20 minutos tardó el Bayern en volver a recuperar los que el Borussia le quitó: el balón. A partir de ahí las tornas cambiaron. Los locales intentaron, entonces, salir jugando rápido al ataque buscando a su jugador referente; Erling Haaland.

42 minutos tardó en verse la barbaridad de gol de Joshua Kimmich. Una vaselina desde fuera del área magníficamente ejecutada puso a los visitantes por delante en el marcador. Nada pudo hacer Bürki para evitar el gol, pese a que llegó a contactar con el esférico.

Joshua Kimmich, autor del primer gol (Movistar Vamos)

Se fue el partido al descanso todavía con la boca abierta por el gol del medio alemán. 45 minutos restaban para que el Borussia le diese la vuelta al marcador y pudiese seguir soñando con el título de liga.

Segunda mitad

La segunda parte arrancó tal cual finalizó la primera; con un Bayern comandando el partido y presionando a la zaga local, que pese a ir perdiendo, no se le veía excesivo interés en proponer jugadas de ataque.

Sufría en la segunda parte el Borussia ante las, cada vez, más llegadas del coloso alemán. El guardameta del Borussia, Roman Bürki, tuvo más trabajo en ésta mitad, teniendo que hacer grandes paradas como la realizada en el minuto 53 tras sacar un chut con la manopla por abajo.

La primera ocasión peligrosa de la segunda mitad por parte del Borussia vino transcurridos 57 minutos, cuando tras una jugada de lado a lado de los locales, Haaland se quedaba en posición vital para marcar, más todavía cuando su defensa más próximo, Boateng, había resbalado y caído al suelo. Sorpresivamente, el joven atacante desaprovechó la ocasión.

Leon Goretzka (izquierda) y Achraf Hakimi (izquierda) peleando el balón (Movistar Vamos)

El Borussia, a la desesperada

A los 70 minutos vino la cruz para el Borussia: Erling Haaland tuvo que abandonar el verde por una lesión, siendo sustituido por Giovanni Reyna.

Pese a la pérdida de Haaland, el Borussia pudo hacer jugadas de ataque sólidas, y más si cabe con la entrada al campo de Götze. Una de ellas hizo que el guardameta visitante tuviese que sacar la mano para evitar el tanto.

Jadon Sancho fue uno de los revulsivos del Borussia en la segunda mitad (Movistar Vamos)

Aunque ambos equipos buscasen la puerta rival, el resultado no se movería más hasta el final del choque, dando así los tres puntos a un Bayern que prácticamente plasma su nombre en el trofeo liguero.

Actuación arbitral

Uno de los momentos del encuentro entre Bayern y Borussia
Tobias Stieler fue el encargado del encuentro (Movistar Vamos)

Pese a que la actuación del árbitro fue correcta, hubo unas pocas jugadas aisladas que podían haber supuesto polémica, sobre todo debido a que el VAR tardaba en examinar las jugadas en un plazo extrañamente corto.

La primera de esas jugadas desembarcó en la primera parte, cuando los hombres del Bayern reclamaron un penalti no pitado por mano de la zaga del Borussia, pero, como se pudo ver en las imágenes, el brazo del defensor estaba completamente pegado al cuerpo.

Otra jugada dudosa llegó con el disparo de Haaland a los 57 minutos, cuando Boateng, desde el suelo, estiró el codo para evitar un posible gol del punta noruego. Reglamento en mano, eso debió ser penalti.

En el descuento del partido se reclamó otro penalti no pitado a favor del Bayern por un derribo a Lewandowski. Vistas las imágenes, Akanji arroyó claramente al punta polaco, cometiendo penalti.

Polémicas aparte, el primer gran partido del deporte rey estuvo a la altura de las circunstancias, con los dos grandes de la liga alemana luchando sin freno, en un partido que dejó al equipo del Allianz Arena en una posición clave para elevar dentro de seis jornadas el trofeo de la regularidad.