3,5/5 cofres

Uno de los hoteles más clásicos, y visitados, de Estados Unidos se encuentra en una de sus peores crisis. Un buen día recibe a siete desconocidos, cada uno con un secreto, que se ven obligados a alojarse en El Royale durante una temporada. En el transcurso de una fatídica noche, se irán desmembrando los más ocultos sucesos, tanto del hotel, como de nuestras protagonistas.

La película Bad Times at the El Royale (Malos tiempos en El Royal) es difícil de catalogar, durante el transcurso de todo el filme tiene una acción muy marcada, que pierde el ritmo en numerosas ocasiones; ciertos sustos, y giros sobresaltados del argumento, que son más propios de una película de terror; y numerosas escenas de suspense, que nos hace pensar que estamos frente a un auténtico thriller.

El argumento de la película, el cual se aprecia con una organización exquisita, y con unos personajes con una finalidad y una personalidad bien definida, tiene la capacidad de engancharte y de hacer que estés pendiente en todo momento; aunque la resolución final pueda pecar de alargarse de forma innecesaria.

Las escenas son, en muchas ocasiones, fuertes impactos, que el espectador no se espera, cargadas de una gran violencia, del más puro estilo de Tarantino, y con unos fuertes golpes de imagen y sonido, que pueden llegara generar una sensación de saturación.

En cuanto a los personajes, no hay ninguno fijado como “protagonista”. Aunque este papel se otorgue a Chris Hemsworth, según se pueda entender en la prensa, en la portada, y en las criticas; lo cierto es que el actor aparece en la ultima mitad de la película, siendo, eso si, fundamental y el principal conductor del desenlace de la propia trama.

En definitiva, una obra con mucha acción, violenta y con un entramado peculiar y entretenido, que no te dejará indiferente  y que te tendrá enganchado toda la película.