Hoy, en La película del domingo, hablamos de “Mommy”, la brillante película del “enfant terrible” canadiense, Xavier Dolan

Alba Blanco

Nada mejor que un domingo para ver aquella película que siempre quisiste ver, pero para la que nunca encuentras el momento. En La película del domingo, repasaremos cada fin de semana un filme de la historia del cine (sea más clásico o actual) que no te puedes perder. Hoy, hablaremos de la película “Mommy”, filme del director canadiense Xavier Dolán. Este director, calificado como el nuevo “enfant terrible”, grabó su primera película, “Yo maté a mi madre”, con 19 años y fue premiada en Cannes.

En la película, una viuda debe hacerse cargo de su problemático hijo de 15 años que sufre un trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Madre e hijo se esfuerzan para encajar y llevar su obligada convivencia lo mejor posible. La llegada de Kyla, una nueva vecina, les marcará. Juntos encontrarán un nuevo equilibrio y recobrarán la esperanza. (Filmin).

El cine de Xavier Dolan no se supera una vez que lo ves por primera vez. “Mommy” tampoco. Es brillante, honesta, desgarradora. Llena de verdad. La escena en la que, la madre de un problemático, pero con gran fondo muchacho, Steve, ve su vida si todo hubiera sido diferente, se te queda grabada con punzón en el alma. En esa escena, no hay palabras que decir al espectador, aunque la voz en off nos recuerdo cómo hemos llegado hasta allí.

Todo la película de Dolan es un grito de luz, de esperanza. Con un reparto encabezado por actrices, ya recurrentes en el cine del canadiense, destacan Anne Dorval y Suzanne Clément, en esos papeles impecables de madre y vecina protectoras y luchadoras. En la cabeza de cartel, su protagonista, Steve. Interpretado por un maravilloso Antoine Olivier Pilón, cuya actuación traspasa todos los poros de la piel.

“Mommy” es una especie de “edipo contemporáneo”. En este caso, el amor no siempre salva, aunque puede hacer que la vida merezca un poco más la pena. Sus personajes se gritan, se agreden, se odian, pero también se quieren y se necesitan. La cámara de Dolán es completamente intrusiva con los personajes. Les sigue y se acerca mucho a sus rostros, a sus ojos. Nos importa lo que los personajes ven (los ojos son el espejo del alma). Y en su mirada nos encontramos con ellos.

Banda sonora: de Oasis a Lana del Rey

Fotograma de “Mommy” de Xavier Dolan

La música es otro de los aspectos clave que hacen de “Mommy” una cinta llena de esperanza, pese a todo lo que rodea a la historia de Steve. Desde Oasis hasta Céline Dion, pasando por Lana del Rey, que cierra el filme con la canción “Born to die”, que si no era ya icónica, con esta película termina de encumbrarse como tal.

El complejo debate que abre “Mommy” con su historia parte de una ley canadiense. Dolan lo explica así en el prólogo:

“En un Canadá ficticio llega un nuevo gobierno, durante las elecciones federales de 2015. Dos meses después, se aprueba la ley S-18, con vistas a solventar la política sanitaria canadiense. Concretamente, la polémica ley S-14, estipula que los padres de hijos con problemas de conducta en una situación de apuro económico, peligro físico o psíquico, tienen el derecho legal y moral de confiar a sus hijos a un hospital público sin un proceso judicial”.

Las preguntas que se plantean en la mente del espectador son las mismas con el que batalla la madre del protagonista. Y con él, el del resto de los personajes. ¿Qué hacer cuando el amor no basta? Con su formato 4:3, sus referencias al pop de los 90 y unos personajes redondos, Dolan hace de “Mommy” una de sus mejores cintas.

La película está disponible en Filmin y Amazon Prime Video.