Analizamos la película Ghost Walk, en la tercera edición del Festival de Cine Indie coreano

Alba Blanco

Ghost Walk es una de las apuestas más llamativas de la tercera edición del Festival de Cine Indie coreano. Es un drama de terror, con elementos fantásticos, escrito y dirigido por Yu-Eun-jeong. Esta que, debuta en el cine con este filme, retrata en la historia distintos dramas humanos empañados con fantasmas y acontecimientos paranormales. La película logró alzarse con el Premio del Público en el Festival de Busan.

Sinopsis: Hye-jeong trabaja en una fábrica en las afueras de la ciudad. Lo que más desea es poder vivir sola y en paz. Una noche, sin embargo, descubre que se ha convertido en un fantasma. Como fantasma, retrocede en el tiempo, día a día, y trata de mantenerse fuera de peligro. Mientras lo hace, vislumbra las penas y desgracias de sus vecinos y se da cuenta de que sus muertes están estrechamente relacionadas. (Filmin).

Una historia de fantasmas muy humana

En la película, la protagonista se convierte en un fantasma. Deja de existir para todos los que le rodean. Excepto para una pequeña niña, que tiene la capacidad de escucharla. Algo que el personaje principal no hace en vida con ella. En este sentido, el marco que rodea al universo psicológico de la historia, y en especial el de su protagonista, se aleja mucho de las historias de fantasmas que nos han contado. El género de terror se adentra en el existencialismo del ser humano, en el significado de la muerte y de la vida. De nuestro paso en esta. Del sentido que le damos, y del sentido verdadero que tiene.

En la película, esto se ve reflejado en el viaje temporal (y espiritual) que su protagonista realiza cuando se da cuenta de que ha muerto y de que es un fantasma. Todo empieza a cobrar un sentido distinto para ella. Parece ser mucho más consciente de su anterior vida en la tierra, una vez que su cuerpo ya se ha marchado para los demás. Hay muchas formas de ser invisibles para el resto. Pero cuando realmente lo eres (te has convertido en un fantasma) hay una diferencia entre lo que uno quiere y lo que realmente necesita.

Fotograma de Ghost Walk de Yu Eun-jeong

La fugacidad de la existencia

El paso del ser humano por el mundo es fugaz, casi imperceptible en algunos casos. No hay propósito determinado desde nuestro nacimiento. Todo lo que hagamos depende de nosotros y al mismo tiempo no. La película muestra esto en la figura de la joven protagonista. Una joven que toda su vida ha querido escapar, de su familia, de los demás. No quiere que nadie la mire. Quiere ser invisible. Sin embargo, cuando realmente consigue serlo, es cuando más necesita la atención de los demás.

De forma poética y onírica en ocasiones, la joven directora consigue recrear metáforas acerca de la vida y la muerte. En un cuadro de una flor que se observa más luminoso o más oscuro, en una conversación. Nada tiene más sentido que el que realmente nosotros queramos darle. La película intenta retratar eso: ¿qué pasaría si mañanas te convirtieras en un fantasma? ¿Cambiarias algo de hoy en el mañana?

La película está disponible en Filmin en la selección de películas del Festival de Cine Indie coreano hasta el 21 de junio. No te lo pierdas.

YouTube video