Alfonso de la Rocha
3/5 Cofres

El largometraje argentino, dirigido por Juan Vega, ha sido el encargado de abrir el Festival Internacional de San Sebastián 2018

La película, protagonizada por Ricardo Darín y Mercedes Morán (Marcos y Ana), ha tenido una acogida excelente y ha sabido cautivar a la crítica; la sencillez, la cercanía que transmite, y la habilidad para empatizar con los personajes principales, han sido las claves para lograrlo.

Desde el minuto uno, un primer plano de Ricardo hablando directamente al espectador, hace que la conexión emocional sea instantánea. Además, dicha conexión se acentúa con la siguiente escena, una despedida familiar hacia su hijo, cargada de melancolía, y que supondrá el inicio de todos sus problemas.

Ante el abatimiento que supuso la marcha de Luciano (su hijo), la impericia de poder desarrollar su vida en pareja, por mucho que lo procuraran, la tentación de la infidelidad y el anhelo por vivir nuevas experiencias, les lleva a separarse; lo que dejará un peculiar entramado que irá saltando de drama a comedia a lo largo de la película.

Problemas existenciales e intimistas, el hilo conductor de la trama

Los protagonistas, a diferencia de otras tramas fílmicas, dan una imagen de familia idílica, y le corresponde un alto nivel económico y sociocultural. Él es un profesor de literatura y ella una directiva en una empresa. El director lo que pretende con esto, es que nos centramos de lleno en los problemas más íntimos y existenciales de los personajes, consiguiendo así la afinidad y la identificación del espectador.
Como el propio Ricardo ha mencionado en rueda de prensa: “Es una película basada en los diálogos profundos, y que te hace poner el alma sobre la mesa”.

La gran complicidad interpretativa de Ricardo y Mercedes

Otro de los puntos fuertes de la película es la gran química interpretativa, y la afinidad, que muestran los dos protagonistas. En la película se les ve reír, llorar, momentos buenos y malos… siempre con una tremenda complicidad que te hace meterte más de lleno en la historia.  Incluso Mercedes Morán ha llegado a declarar en rueda de prensa: “Trabajar con Ricardo hace fácil lo imposible, me siento muy segura a su lado”.

En definitiva, una comedia romántica que puedes vivir en primera persona, que te emocionará y con la que podrás soltar alguna que otra carcajada.