Muchas veces hemos querido parecernos a una estrella televisiva o un artista famoso, ese físico que veneramos y queremos se queda en un sueño, pero no para todos

La pandroginia la invento la cantante P-Orridge, famosa artista de los 80 que una década más tarde dejaría los escenarios para hacer realidad un nuevo estilo de vida. P-Orridge se instaló en una comuna llamada Exploding Galaxy. Esta comuna tenía unas normas que seguir un tanto inverosímiles e insólitas. Desde dormir cada día en un lugar distinto, comer a horas impropias y acatar una serie de roles impuestos a practicar juegos sexuales atípicos. De esta comuna nacen grupos musicales como COUM Transmissions, los cuales hacían improvisaciones musicales junto a una representación que incluía orina, sangre, actos sexuales o vómitos.

P-Orridge se empapó de todas esas vivencias y decidió ir un paso por delante. Junto con su mujer Lady Jaye se sometieron a multitud de cirugías plásticas para parecerse. El bisturí fue durante muchos años el mejor amigo de esta pareja. P-Orridge se puso mamas y se operó para ser igual que Lady Jaye. El propósito de todo era la creación de un nuevo género: la pandroginia. La pandroginia es la semejanza a otro individuo, usando la misma ropa, maquillaje peinado y llegando al cambio de sexo para ser exactamente igual que el otro. Es la ruptura con la individualidad y los atributos propios para ser otro.

Lady Jaye y P-Orridge estuvieron 14 años esculpiéndose a si mismas, hasta el fallecimiento de Lady Jaye en 2007. Esta transformación para parecerse a su pareja es el ejemplo más radical de amor fou (amor loco), expresión francesa para referirse a un amor desmesurado, que traspasa lo insano.

“Queríamos acabar con las dualidades de una sociedad que divide a todo en dos: hombre y mujer, blanco y negro…” pronunciaba la cantante en su documental The ballad of Genesis and Lady Jaye. En este documental narran la historia y el proceso que les ha llevado a ser una misma persona en dos cuerpos distintos. No sabemos si habrá sucesores de P-Orridge fallecida este año a mediados de marzo a la edad de 70 años, pero el concepto de pandroginia perdurará.