Abel Azcona ha realizado en plena pandemia una performance llenando las calles de La Habana con carteles en los que se lee: “España os pide perdón”

Sara Pardo

Abel Azcona es un artista que crea sus obras desde sus vivencias. Vetada su entrada en Israel, llevado a juicio por su obra ‘Las hostias’ o perseguido y amenazado por ‘La ingesta’ donde se come diversos libros sagrados. Su trabajo está grandemente influenciado por sus ideas políticas y es por eso que crea gran revuelo con su arte. Abel se expresa a través de las performances, esculturas, pinturas y ensayos entre otras obras literarias. Todo lo que crea tiene un gran carácter crítico en temas como la prostitución, el abandono, el abuso y maltrato infantil, la violencia o la privación de libertad.

La última obra que ha presentado en plena pandemia es la llamada “España os pide perdón”. Esta performance se realizó en La Habana donde estará expuesta hasta dos meses. Además, tiene previsto extenderse a otros veintidós países. Es una obra instalativa que se expondrá en espacios de arte y Museos de Arte Contemporáneo en diversas ciudades como: Ciudad de México, Bogotá, Lima, Caracas, Buenos Aires, Ciudad de Guatemala, Santiago de Chile o Quito entre otras.

España os pide perdón de Abel Azona
‘España os pide perdón’ fotografía de Estudio Abel Azcona

En La Habana ha aparecido la obra en formato de cartel, pero está previsto que el formato cambie a anuncios, pancartas y pintadas en las fachadas de los museos más importantes de las ciudades latinoamericanas.

Azcona nos plantea en su obra una reflexión sobre la postura de España ante el colonialismo actualmente. Sin embargo, su trabajo ha tenido muchos detractores desde los sectores más conservadores españoles que están en contra de la política que cierne el proyecto. Azcona da la bienvenida a los comentarios hostiles en sus redes donde los destaca a través del retweet.

A la vez que sigue trabajando en obras políticas y polémicas, continúa planeando su obra más importante: la que acabe con su vida. Según una entrevista a The Objective “mi muerte llegará pronto y será un proceso artístico”. El tiempo que se da es de corto a medio plazo y según él será tanto un fin personal como artístico. Por lo tanto, intentaremos disfrutar del artista hasta ese momento.